Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending

Para la Naturaleza lleva sus jornadas de rescate de madera por toda la Isla

Foto: Urbanización Colinas de Fair View, en Trujillo Alto

Los árboles caídos son parte de los paisajes urbanos y rurales abatidos tras el paso de los huracanes Irma y María por Puerto Rico, por ello la organización ambiental Para la Naturaleza ha asumido el reto y la responsabilidad de rescatar maderas preciosas que serán reutilizadas en proyectos futuros.

En la urbanización Colinas de Fair View, en Trujillo Alto, el equipo de Para la Naturaleza rescató una pieza de Caoba Hondureña de aproximadamente 1,500 libras.

“Tratamos de coordinar con artesanos o personas que recortan árboles. Pero o no querían asumir la tarea de bregar con una pieza tan grande o nos cobraban muchísimo dinero. Pedimos el permiso con el DRNA porque me rompió una verja de cemento, estaba cerca de la casa y tenía más de 60 pies de alto”, relató Bolívar Rosado, residente de Colinas de Fair View y de cuyo patio fue rescatada la Caoba.

Para cumplir con esta tarea, un grupo de cinco arboristas especialistas en rescates de madera ha visitado diversos lugares en el entorno del Área Metropolitana. Esta pieza se suma a los 30,000 pies tabla rescatada que la organización ya ha rescatado. Ahora seguirán con su jornada por toda la geografía de Puerto Rico.

“Ya hemos rescatado 30,000 pies tabla de maderas muy valiosas. Gracias a la generosidad de personas, familias e instituciones que nos han abierto sus puertas, hemos podido hacer este trabajo que requiere tanto de esfuerzo como de mucha atención a cada detalle y movimiento”, explicó Manuel Mercado, coordinador de seguridad de Para la Naturaleza, quien también es un arborista certificado.

Entre las maderas rescatadas se destaca el ausubo como árbol nativo y especies introducidas como Pterocarpus, majó, caoba hondureña, almendro y pino.

Además del rescate en Trujillo Alto, el equipo de Para la Naturaleza ha colaborado con rescates de madera en el Hospital del Niño, la Fundación Luis Muñoz Marín, así como otras casas de familias y particulares.

“Queremos que las personas nos ayuden a rescatar la madera de árboles caídos. Si has visto algún árbol de madera valiosa, déjanos saber su tamaño aproximado y ubicación. Queremos extender el servicio brindado por el árbol utilizándolo en la restauración de las estructuras históricas que protegemos en Puerto Rico”, agregó Mercado.

Aquellas personas en cuyas propiedades haya árboles caídos e interesen donar la madera deben asegurarse que el tronco tenga un diámetro mayor a 12 pulgadas y un largo mayor de ocho pies.

Dicha información debe ser provista a Para Naturaleza mediante una llamada al 787-722-5834. También, pueden enviar una foto junto con la dirección o “pin” de Google Maps a: info@paralanaturaleza.org.