Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending

Preguntas frecuentes

¿Qué es una servidumbre de conservación?

Es un acuerdo voluntario entre usted como dueño de un terreno y una entidad gubernamental o sin fines de lucro dedicada a la conservación como la nuestra. Este acuerdo se establece a tenor con la Ley Núm. 183 del 27 de diciembre de 2001, según enmendada, Ley de Servidumbre de Conservación de Puerto Rico. La Ley se creó con el propósito de buscar alternativas para la protección a perpetuidad de áreas con valor natural, cultural o agrícola. Esta permite que dueños privados participen directamente en la protección de la naturaleza al suscribir una servidumbre de conservación.

Legalmente podemos definir una servidumbre de conservación como un gravamen sobre un inmueble, que impone restricciones sobre el uso del inmueble a sus dueños — presentes y futuros — con el propósito de asegurar la protección del terreno a perpetuidad.

¿Quiénes pueden suscribir una servidumbre de conservación?

Cualquier dueño de un terreno, ya sea un individuo, un matrimonio, una sucesión, corporación, etcétera. Lo que se requiere es la suscripción sea voluntaria, es decir, que medie un acuerdo entre todos los titulares.

¿Quién puede ser titular de una servidumbre?

Cuando hablamos de servidumbre de conservación siempre estamos hablando de dos dueños: uno es el titular de la propiedad, mientras el otro es el dueño de la servidumbre y del derecho de velar que se cumplan las condiciones establecidas para esta. Puede ser dueño de la servidumbre cualquier agencia gubernamental dedicada a la conservación o una entidad bonade, sin fines de lucro y dedicada a la conservación con más de 10 años de establecida como el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico.

¿Qué protege una servidumbre de conservación?

Las servidumbres de conservación pueden cumplir objetivos específicos dependiendo de las características de su terreno, tales como:
1) conservar sus atributos naturales, agrícolas, de bosques o escénicos de su propiedad o su condición como espacio abierto.
2) proteger cuencas hidrográficas.
3) mantener o mejorar la calidad del aire o las aguas.
4) conservar el valor cultural de su propiedad.
5) conservar el valor agrícola de su propiedad.

¿Se prohíbe todo desarrollo bajo una servidumbre de conservación?

No necesariamente, la servidumbre puede cubrir toda o solamente una parte de su propiedad. Inclusive, dentro de una propiedad con servidumbre de conservación se puede acordar el desarrollo limitado de algunas estructuras. La cantidad de estructuras posibles y su localización dependerá del valor de conservación de la propiedad en su totalidad y del tamaño de la misma. Usted también puede llevar a cabo actividades acordadas durante la negociación, siempre que estas no afecten los valores del terreno, como lo son por ejemplo la agricultura ecológica o la ganadería, entre otras.

¿Cuáles son los derechos y obligaciones de las partes?

Como dueño de la propiedad usted mantiene los derechos y obligaciones que se tienen como titular de un terreno, excepto aquellos a los que expresamente renuncie en la escritura pública, como por ejemplo, el no subdividir su finca. Estas restricciones son acordadas entre usted como dueño y nuestra organización, el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico. Nosotros tenemos la obligación de supervisar diligentemente el cumplimiento de las disposiciones establecidas en el acuerdo. Entre los compromisos tenemos la obligación de hacer una visita de inspección anual a la finca.

¿Qué beneficios contributivos recibe el dueño de un terreno elegible?

La ley establece actualmente que todo dueño que constituya una servidumbre de conservación elegible y a tenor con las disposiciones de la Ley de Servidumbre de Conservación de Puerto Rico, podrá optar por un crédito contributivo igual al cincuenta por ciento (50%) del valor de la servidumbre de conservación, conforme una tasación preparada por un profesional independiente certificado.

La Ley de Servidumbre de Conservación de Puerto Rico también contempla la donación de propiedades. En este caso, si usted como dueño decide donar un terreno elegible a tenor con las disposiciones de la Ley, podrá optar por un crédito contributivo igual al cincuenta por ciento (50%) del valor en el mercado del terreno donado, conforme al informe de tasación preparado por un profesional independiente certificado.

¿Qué terrenos son elegibles para el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico?

A tenor con las disposiciones de la Ley, los terrenos deben contar con atributos naturales, agrícolas, de bosques, escénicos, formar parte de las cuencas hidrográficas o ser una propiedad de alto valor cultural de carácter histórico, arquitectónico o arqueológico. Prestaremos particular atención a los terrenos que permitan la protección y conservación de ecosistemas funcionales, de propiedades históricas únicas con capacidad de ser restauradas y de terrenos agrícolas que apoyen o constituyan zonas de amortiguamiento para áreas naturales de importancia.

¿Quién puede entrar a la propiedad una vez se establezca la servidumbre?

El titular, sus invitados y familia pueden continuar con el disfrute de su propiedad como acostumbran. No se requiere que exista acceso del público a una propiedad privada que suscriba una servidumbre de conservación, pero se puede pactar si el dueño lo desea. Nosotros sí lo recomendamos, con el n de incluir su servidumbre de conservación en nuestros recorridos y actividades educativas o de naturaleza científica.

Nosotros, en cumplimiento con nuestro deber de velar por la servidumbre de conservación, tendremos derecho a inspeccionar la propiedad una vez al año o cuando entendamos que se están violando las condiciones establecidas para conservar la propiedad.

¿Cuál es el procedimiento para solicitarnos que aceptemos una servidumbre de conservación o una donación de terreno bajo la Ley de Servidumbre de Conservación de Puerto Rico?

Usted puede hacernos el contacto inicial por cualquier medio: teléfono, carta o correo electrónico. Para iniciar el proceso de consideración le requerimos una comunicación escrita como dueño, en donde usted expresa su interés de establecer una servidumbre de conservación, junto a información básica de su finca: localización (plano o croquis), escritura de compraventa, cuerdaje, número de catastro, el propósito de la servidumbre y una breve descripción del valor ecológico, agrícola o histórico/cultural, según entienda que posee su propiedad usted como dueño.

X
- Enter Your Location -
- or -