Menú

2020: Choque de visiones y acciones por un futuro energético nuestro

Columna de Arturo Massol

Arturo Massol

Todo parece una gran traición. Por un lado, el gobierno afirma que vamos hacia la adopción de energía renovable, con un discurso verde que busca el favor público mientras, en cuartos oscuros, su propia AEE hace todo a su alcance para sostener el modelo obsoleto de generación eléctrica centralizada. Proponen gasificar el País, privatizar y castigarlo si usted decide producir su propia energía.

No tenemos carbón ni petróleo y mucho menos gas natural. Nos cuesta al bolsillo y a la economía miles de millones de dólares anualmente cuando tenemos combustibles literalmente gratuitos al alcance.

Para la AEE sostener su costoso monopolio, insiste en medidas usureras que tomen por rehenes a los abonados imponiendo un cargo de transición que lo castiga más si usted genera su propia energía limpia con el sol u otros recursos. Más que un cargo, este impuesto disfrazado representa un acto vulgar de pillaje, es una estafa.

La meta de 100% renovables para el 2050 será imposible de alcanzar mientras el daño a la maltrecha economía tomaría nuevos matices hacia lo catastrófico con aumentos calendarizados de 20% a 40% en el costo de la energía eléctrica según nos advierten muchos, incluyendo el Centro para una Nueva Economía. El precio kilovatio hora en el 2024 podría alcanzar 31 centavos, costo similar a sistemas fotovoltaicos con baterías décadas atrás. Mientras la factura de la AEE irá en alzada sostenida, el costo kilovatio hora solar con baterías está hoy en 16 centavos o menos y 10 centavos con sistemas sin almacenaje de energía.

Desafortunadamente, la AEE se ha negado a cambiar su modelo de negocios de uno de llevarle energía a su casa a uno que debería ayudarlo a producir parte, toda o más energía de la que usted necesita impulsando la inversión para el beneficio local. Pueden pactar con una empresa que quema carbón y genera cenizas tóxicas pero se niegan a que usted sea parte de la generación eléctrica de la Isla. No tienen recursos para invertir en energía renovable y tampoco quieren que usted invierta en las metas de futuro.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN Noticel.com