Menú

A estudiar el cambio climático en El Yunque tras Irma y María

En el bosque tropical se están realizando estudios controlados sobre cómo responden las plantas a las altas temperaturas combinadas.

el yunque huracan

Los huracanes que azotaron Puerto Rico en 2017 y destruyeron la mayor parte de su cobertura forestal podrían haber dado pistas a los científicos sobre cómo responderá el planeta al cambio climático y a un clima cada vez más severo.

Investigadores en El Yunque, el único bosque tropical supervisada por el Servicio Forestal de Estados Unidos, están realizando estudios controlados sobre cómo responden las plantas a las altas temperaturas combinadas _ desde el catastrófico paso del huracán María _ con un clima severo. No muy lejos de allí, otro grupo está analizando cómo afectan estos meteoros a los bosques.

“Es una oportunidad única en un siglo para observar estos dos aspectos del cambio climático juntos”, apuntó Tana Wood, una investigadora ecologista del servicio.

Wood lidera un equipo que está probando cómo responden las plantas a las temperaturas más altas. La temporada de huracanes de 2017, cuando María barrió la isla poco después del paso del más tranquilo huracán Irma, les ha brindado también la oportunidad de observar cómo afectan las tormentas a la recuperación de los ecosistemas que ya están bajo estrés, una preocupación crucial en el Caribe, donde los científicos dicen que las temperaturas más cálidas podrían provocar huracanes más intensos.

En una visita reciente al lugar, Wood apartó ramas gruesas y hojas del tamaño de laptops en su camino hacia tres parcelas rodeadas por paneles infrarrojos que calientan el aire y el suelo unos 4 grados Celsius (7 Fahrenheit). La vegetación allí era un poco más baja y un poco más marrón que en otros tres terrenos sin calefactores. Los campos calentados artificialmente funcionan con 480 voltios de electricidad y, aunque el tendido está aislado del piso, los científicos usan botas de aislamiento para evitar electrocutarse en caso de accidente.

Cerca de allí, el fisiólogo de plantas Rob Tunison sujetó lo que parecía un pequeño espejo compacto alrededor de una hoja de color verde oscuro para medir la fotosíntesis, parándose entre 30 minutos y una hora en cada hoja.

Wood explicó que están observando cómo las temperaturas afectan a procesos básicos como la fotosíntesis _ por el que las plantas transforman la luz solar en energía mientras absorben dióxido de carbono que luego liberan a la atmósfera junto con oxígeno _ además de la respuesta del suelo.

Los investigadores estudian también los nutrientes y microbios en los campos calentados de forma artificial y mandan muestras congeladas a un laboratorio en California para su análisis.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com