Menú

A merced del cambio climático

Puerto Rico será cada vez más caluroso, seco y vulnerable a eventos atmosféricos extremos, según informe

aeropuerto internacional Luis Munoz Marin

Isabel K. Parés-Ramos

Especial El Nuevo Día

El calentamiento global no es un problema del futuro, ya es parte de nuestra realidad. Un análisis de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), publicado en febrero, revela que la temperatura promedio de la superficie de la Tierra, en 2018, fue la cuarta más alta en 140 años.

Millones de carros quemando combustibles fósiles. Bosques calcinados para hacerle espacio a la agricultura industrial. Ciudades que consumen demasiada energía y generan toneladas de basura a diario. Estas actividades generan gases de efecto invernadero –como dióxido de carbono y metano–, que absorben energía y sobrecalientan la Tierra.

Mientras más alta la temperatura terrestre, más expuestos estamos a eventos extremos, como sequías y huracanes. Desafortunadamente, no estamos haciendo lo suficiente para mitigar los daños ambientales, económicos y sociales del cambio climático.

Efectos locales

Puerto Rico ha sido declarado zona de desastre en los últimos años a causa de eventos climáticos extremos: durante la sequía de 2014-2015, las inundaciones de 2016 y los huracanes de 2017. No es casualidad que estos años han sido los más calurosos desde 1880. Parece que el 2019 no será la excepción, pues 90% del país está bajo los efectos de una sequía.

La comunidad científica lleva monitoreando las condiciones atmosféricas del Caribe desde el siglo pasado. Estos datos ponen en evidencia los cambios climáticos a nivel regional y sirven para proyectar cómo será el clima del futuro, de seguir la tendencia de calentamiento global.

¿Cómo será Puerto Rico en 2030 o 2050? Cada vez más caluroso, seco y vulnerable a eventos climáticos extremos, según la Cuarta Evaluación Nacional del Clima (NCA4, por sus siglas en inglés), publicado en noviembre de 2018. Según el NCA4, la temperatura en Puerto Rico ha aumentado más de 1.5°F desde 1950. Esto significa que hoy tenemos más días sobre los 90°F que hace sesenta años.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com