Menú

“A veces no vendo ni una escama”

Huracán María cambió el ritmo de trabajo de los pescadores tras impactar los hábitats marinos

pescadores

Durante meses, su trabajo se vio a la deriva. El poderoso huracán María fue inclemente no solo sobre tierra, sino también en el mar. Los botes no podían salir al agua, las costas se afectaron, las marejadas castigaron al carrucho, los arrecifes de coral se dañaron, los peces no estaban es sus zonas habituales.

Desde ese fatídico 20 de septiembre, el pescador ha estado navegando contra la corriente. Como explicó recientemente Juan Molina, pescador de Cataño, su oficio no está rindiendo muchos frutos en estos días.

“Tras el paso del huracán, las áreas (de pesca) se afectaron muchísimo. Inclusive esto aquí (la costa de Cataño) estaba que no se podía echar un bote porque se llenó de arena…. siempre se perdió algo del equipo y cosas así. Pero no estamos pescando como tal, como normalmente se pesca. Estamos perdiendo”, explicó Molina.

“Ahora mismo, no se puede precisar qué tanto sea el cambio (como consecuencia de María), porque es tan poco tiempo, y estuvimos tanto tiempo fuera de trabajar normalmente. Ahora es que vamos a empezar a trabajar normalmente, de cara a que no venga otro sistema y haga otros daños peores”, agregó el pescador.

“Pero aquí ahora mismo el huracán no solamente afectó la pesca, el carrucho lo sacó del agua porque el carrucho está cerca de la costa. Cuando hay marejada lo saca a la tierra. Entonces se afecta la reproducción del carrucho, porque lo saca todo de un cantazo. Y esas cosas están pasando en muchos sitios en todo Puerto Rico”, afirmó Molina.

Cambió el escenario 

La zona este, una de las áreas con mayor desarrollo de la pesca comercial, ya no es ni la sombra de lo que fue. Algunas de las Villas Pesqueras están cerradas, los muelles están destruidos, las lanchas de pescadores se pueden contar con los dedos de las manos y el ambiente de desastre es más que evidente.

Tal es el caso de la Villa Pesquera de la Playa Húcares en Naguabo donde han luchado por mantenerse a flote. Actualmente cuentan con menos pescadores, menos comercios para la venta de sus productos y tienen que ir más lejos para conseguir una buena pesca.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com