Menú

Apaga’os y hechos cantos los molinos de Naguabo

Parque eólico Punta Lima Wind Farm no se ha podido recuperar de María, lo que representa un impacto de $50 millones para la empresa que lo opera.

Apagaos

Los 13 molinos o aerogeneradores del parque eólico Punta Lima Wind Farm se encuentran destruidos e inoperantes tras el paso del huracán María, lo que representa una pérdida de $50 millones para la empresa Elawan Energy, quienes esperan por la negociación con las aseguradoras para poder comenzar la reconstrucción del lugar, siendo esa la única alternativa mediante la cual podrían volver a generar energía limpia en la zona Este.

“Desgraciadamente el huracán partió muchas de las aspas e incluso arrancó la parte de arriba de una turbina. Todos los aerogeneradores quedaron dañados y no tienen reparaciones. Ahora estamos en el proceso de trabajo con las compañías de seguro para sustituir los molinos por unos aerogeneradores nuevos en la misma posición y volverlos a poner y operarlos como antes del huracán”, explicó Gonzalo Rodríguez Tortosa, director de desarrollo de Elawan Energy, quien especificó que estos aerogeneradores están diseñados para resistir vientos de un huracán categoría 3.

“Estas máquinas esta diseñadas para aguantar vientos fuertísimos, pero un huracán así no ha pasado en 100 años y en la zona de Naguabo se experimentaron vientos del ojo de ese fenómeno. Por eso los daños en Punta Lima fueron mayores a los registrados en el parque eólico de Santa Isabel”, aseguró el ejecutivo español.

A principios de este año, surgieron rumores de que la empresa no se mantendría operando.

Sin embargo, Rodríguez Tortosa asegura que todo volverá a la normalidad siempre y cuando puedan llegar a los acuerdos para la reconstrucción de Punta Lima.

“La certeza (de mantenerse operando) depende de las compañías de seguros, ya que es un proyecto muy grande y costoso. Pero esto es un proceso de peritaje con expertos, compañías de seguros y expertos fabricantes de máquinas. Hay que determinar si se puede rehusar algo, si las torres valen. Es un proceso que lleva tiempo””, sostuvo el director.

Este proyecto de energía renovable, que operó durante cinco años (2012-2017), fue anunciado por la administración de Luis Fortuño con altas expectativas por el ahorro de energía que supondría para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y el movimiento hacia la no dependencia del petróleo; su inversión original fue de $82 millones.

“El parque generaba 55 mil megavatios hora que es la energía que consumen 9 mil hogares, por lo que estábamos contentos con la operación. Incluso, funcionaba un poco por encima de las expectativas. Teníamos planes de hacer una expansión, pero ahora estamos enfocados en reconstruir el parque. Esperamos comenzar la reconstrucción antes de fin de año y culminar antes de 12 meses. Es realista decir que en el 2019 estaremos funcionando de nuevo”, puntualizó el empresario.

Un alivio a medias

Sin embargo, para el Director Interino de Generación de la AEE, el ingeniero Daniel Hernández, las expectativas que tenían de Punta Lima Wind Farm eran mayores a las que la empresa pudo alcanzar los cinco años que estuvieron operando.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com