Menú

Aprueban ceder escuela a grupo comunitario en Guánica

El acuerdo propuesto por el gobierno es uno de arrendamiento por el valor nominal de un dólar al mes.

El Comité de Evaluación y Disposición de Bienes Inmuebles del gobierno aprobó ceder las facilidades de la antigua escuela María del Rosario Claudio, ubicada en el barrio Arenas de Guánica, a la entidad comunitaria Unidos por Arenas. La organización de vecinos había iniciado gestiones formales durante el mes de julio para obtener la administración del plantel escolar cerrado desde 2014. El acuerdo propuesto por el gobierno es uno de arrendamiento por el valor nominal de un dólar al mes y tendrá la vigencia inicial de un año.

“Es una gran victoria para la comunidad sobretodo por las circunstancias en que se da. Desde enero no hemos parado, primero por la emergencia de los temblores y luego en marzo el Covid. El trabajo que hemos realizado como comunidad ha sido uno amplio y va desde distribuir alimentos y brindar asistencia médica y ayuda sicológica, hasta la capacitación de vecinos en el área de manejo de emergencias. En cuanto al coronavirus, hemos distribuido material de prevención y organizamos ferias de pruebas moleculares gratuitas”, expresó Omar García Mercado, presidente de la organización. “Estos esfuerzos han sido apoyados con otorgación de fondos y administración, asesoria técnica y acompañamiento por organizaciones como la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, VAMOS Puerto Rico, Nuestra Escuela y Oxfam América”, puntualizó.

Los proyectos que construiremos en la escuela surgen de conversaciones con nuestros vecinos y de auscultar las necesidades de nuestra comunidad. La prioridad inmediata es la construcción de un Centro de Emergencias Comunitario o lo que llaman “centro resiliente”. Estas facilidades funcionarán con energía renovable y tendremos un banco de alimentos y suministros propio. Además, aquiriremos herramientas de rescate, radio de comunicaciones, facilidades de refrigeración de medicamentos, tanques de oxígeno, camillas, entre otros equipos. La organización Nuestra Escuela apoya este proyecto con un donativo de $75 mil”, señaló Virgen Rosado, encargada del área de energía de Unidos por Arenas.

“En una segunda fase habilitaremos una biblioteca electrónica, un centro para la edad dorada, gimnasio, dispensario médico, así como empresas comunitarias. Nuestro objetivo final será el traspaso, o sea, la devolución de la propiedad por completo a manos de la comunidad. Estamos esperanzados que los proyectos de bienestar social y económico que construiremos en la antigua escuela de Arenas significarán un antes y un después en nuestro desarrollo y calidad de vida como comunidad, finalizó Sofía Ramos, secretaria de la entidad.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN PRIMERAHORA.COM