Menú

Aprueben un Bottle Bill para Puerto Rico

Bottle Bill

Las Leyes sobre el Depósito de Contenedores o Bottle Bills son legislaciones que buscan aumentar la recuperación de materiales reciclables mediante un sistema de depósitos de envases a la vez que genera ingreso. Mediante estas legislaciones, que ya existen en sobre 11 Estados de Estados Unidos, se crea un mecanismo donde el comerciante y el (la) consumidor(a) pagan un depósito (usualmente de 5 centavos) por cada envase reciclable que compran (por ejemplo: botellas plásticas de agua), dicho depósito se les devuelve una vez entregan el envase vacío en el lugar dónde compraron la bebida o en algún centro de acopio. Las(os) consumidoras(es) pueden decidir donar los envases vacíos a alguna organización sin fines de lucro u otra entidad para que dicha institución reciba el depósito del consumidor(a).

Los fondos que se generan de estas leyes provienen de los depósitos no reclamados. En estados como Massachusetts, dónde se está impulsando una expansión al bottle bill actual, se proyecta que se generen hasta $5.7 millones anuales adicionales a los 35 millones que actualmente genera el bottle bill. Este dinero se puede utilizar para sostener la infraestructura del reciclaje y del sistema de depósitos, apoyar causas sociales e impulsar el mercado del reciclaje. Los bottle bills no son un impuesto a la ciudadanía ya que el depósito es 100% reembolsable y se ha comprobado que los bottle bills aumentan significativamente las tasas de reciclaje en aquellos estados donde se implementa. Según un estudio realizado por el Resource Recycling Systems, publicado en enero de 2014, los bottle bills optimizados aumentan las tasas estatales de recuperación de todos los materiales reciclables en un 11% y aumenta la recuperación de los materiales comprendidos en el bottle bill en un 162%. Igualmente, los bottle bills emplean 7.3 empleados(as) a tiempo completo por cada 1,000 toneladas de contenedores reciclados, generando de 11 a 38 empleos más que los programas tradicionales de reciclaje. De aprobarse un bottle bill en Puerto Rico, y recuperando un 80% del material, se generarían sobre $24 millones y sobre 2,000 empleos directos e indirectos.

Firman esta petición