Menú

Astrid Díaz: “Demoler el Hotel Normandie no debe proceder”

La arquitecta defiende que la histórica estructura sea restaurada y no demolida como se propuso en la Legislatura.

Astrid Díaz: “Demoler el Hotel Normandie no debe proceder”

La arquitecta Astrid Díaz alzó su voz en contra de la medida presentada en la Cámara de Representantes que busca expropiar y demoler el antiguo Hotel Normandie en San Juan.

El hotel, declarado monumento histórico en 1980, fue cerrado en el 2009 y desde entonces su estructura ha ido en decadencia.

“El costo de restaurar nunca puede ser una opción para demoler nuestra historia. Entonces no tendríamos ni el Viejo San Juan que hoy tiene un gran valor patrimonial y un ‘real state’ alto gracias a su preservación histórica”, precisó la arquitecta, quien es especialista en restauración histórica.

El costo de restaurar nunca puede ser una opción para demoler nuestra historia.

-Astrid Díaz, arquitecta

“No podemos hacer ‘tabula rasa’ a nuestra historia. Demoler el Hotel Normandie no debe proceder. El gobierno debería expropiarlo y convertir esta edificación histórica en otros usos, si fuera el caso que como hotel no es viable, aunque los atributos del sector son turísticos”, precisó en declaraciones escritas.

Díaz mencionó que el edificio podría usarse como vivienda, escuela o museo. También se puso a disposición de la Legislatura para lograr conservar el antiguo hotel.

Astrid Díaz es especialista en restauración histórica.

“Nuestra acervo cultural y arquitectónico no tiene precio. Aunque hay realidades retantes económicas, las mismas pueden dar paso a soluciones innovadoras a la misma vez que se conservan las particularidades importantes de esta edificación como hito arquitectónico del país y escenario de grandes historias”, sostuvo.

El Hotel Normandie regresó al ojo público luego de que el representante Ángel Matos García informara que presentó una medida para que la Oficina de Turismo del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio empiece su expropiación y demolición.

Matos García considera que el edificio “se ha convertido en un estorbo público que atenta contra la seguridad” de los ciudadanos y visitantes en la capital boricua.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PrimeraHora.com