Menú

Avanza proyecto de mitigación para evitar otro desastre en Playita Cortada

La primera solución ha sido construir dos charcas de retención en terrenos municipales aledaños, explicó el alcalde Enrique Questell.

Enrique Questell

Cuando el huracán María abatió a Puerto Rico en septiembre de 2017, la comunidad Playita Cortada en Santa Isabel fue una de las más castigadas en la región.

Con el Mar Caribe al sur, el río Velázquez y el Caño Mejías al este, y el río Descalabrado al oeste, el temporal provocó que fuertes corrientes entraran al sector y dejaran en precario a casi 500 familias santaisabelinas.

Cuando las aguas retrocedieron, quedó al descubierto la negligencia y apatía de las autoridades gubernamentales que por años han conocido la vulnerabilidad de Playita Cortada y los reclamos públicos formulados por el alcalde Enrique Questell Alvarado, quien ha solicitado recursos para atender el problema.

No obstante, a solo días del segundo aniversario del paso del huracán María, las plegarias parecen haber sido escuchadas.

Una de las soluciones propuestas, la construcción de dos charcas de retención capaces de contener las aguas que invaden al sector durante copiosos eventos de lluvia, comienza a cobrar forma en terrenos municipales aledaños a la comunidad.

Se trata de la primera fase de un proyecto de mayor envergadura costeado con una asignación de $2 millones del Departamento de Agricultura federal.

“Es un proyecto que quizás la gente no lo ve, pero tiene un beneficio real para familias en sectores vulnerables como Playita Cortada”, expresó Questell Alvarado a La Perla del Sur. “Santa Isabel es un pueblo inundable. Esa es la realidad, pero podemos sobrevivir y progresar si hacemos las cosas bien”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PeriodicoLaPerla.com