Menú

Boricua aspira a ser miembro de junta nacional de Sierra Club

Las personas asociadas al Club de Puerto Rico pueden someter su votación por Internet

Ramon Cruz

San Juan- Ramón Cruz es el primer puertorriqueño que aspira a ser miembro de la junta nacional de la organización ambientalista Sierra Club.

Durante toda su vida universitaria fue defensor de la causa ambiental, formando parte de varios movimientos de activismo ambiental. Su desarrollo profesional ha girado en torno a la causa medio ambientalista, formando parte del grupo que trabajó en la creación del plan de manejo del Estuario de la Bahía de San Juan, y fue parte del equipo de trabajo de las organizaciones nacionales como el Environmental Defense Fund y el Natural Resources Defense Council.

Estas experiencias le abrieron puertas para continuar activo en foros nacionales e internacionales en torno al medio ambiente, entre los cuales figura la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

“Una vez creado el ‘expertise’ en el área me he quedado trabajando en temas de política pública y ambiental”.

Tener un puertorriqueño como miembro de la Junta de Sierra Club en Estados Unidos, es un paso de avance en la lucha ambiental local, y en su impacto a nivel nacional.

“Sierra Club es una de las organizaciones ambientales más grandes a nivel mundial. Tiene 125 años de fundada. Comenzó como una organización para juntar personas interesadas en la conservación y disfrute de la naturaleza. Ha evolucionado hasta entrar en temas de política pública y ambiental”.

La Organización ha sido descrita por Cruz como única porque su organización es capaz de acoger capítulos locales y nacionales.

“Incide en temas locales, como ha sido el caso del Corredor Ecológico del Noreste, pero también tiene una plataforma internacional”.

Muchas luchas de Sierra Club se han modificado a raíz de la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos.

“Nuestra misión ahora es salvaguardar regulaciones mínimas. Todo lo que hemos conseguido durante los últimos 40 años está bajo amenaza”.

Entre las prioridades de la política pública de Donald Trump figura el desmantelar el presupuesto dirigido a la investigación, y lo que se intenta es poder salvar ese presupuesto.

Cruz hace un llamado a un mayor enfoque en la lucha medio ambientalista en Puerto Rico, que deje a un lado las pasiones político partidistas, y atienda mayormente las razones que atañen a las luchas ambientales. Esa lucha, ante todo, debe ser planificada.

“En Puerto Rico estamos acostumbrados a apagar fuegos”, admite Cruz. “De momento surge el problema de las cenizas, o la lucha en Vieques, o le van a dar un permiso a la incineradora, pasan una serie de cosas, y todo el mundo se mueve hacia una lucha que suele ser intensa, y terminan extenuados. Sierra Club comenzó a crear una visión más a distancia sobre el movimiento ambiental. Es una visión esencial para definir con claridad qué podemos hacer más allá de un fuego que se debe apagar en el momento”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN MiPRv.com