Menú

Buenas Prácticas Agrícolas (BPA): O como maquillar un genocidio con agrotóxicos

En los últimos 20 años, la cantidad de agrotóxicos arrojados en la parte más poblada de la Argentina, aumentó en más del 1000% pasando ya cómodamente los 500 millones de litros anuales.

Genocidio Con Agrotoxicos

La resistencia de las malezas aumenta, las inundaciones se hacen cíclicas y el cambio climático se hace sentir. La deforestación y la pérdida de biodiversidad son incesantes. Todo inherente y consecuencia de este modelo agrícola químico dependiente, inventado por las corporaciones y avalado por todos los gobiernos de turno.

Los 39 campamentos sanitarios implementados por la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR como practica final para que los alumnos se reciban de médicos, nos informan permanentemente del crecimiento de las enfermedades en pueblos de 4 provincias, que duplican o triplican los índices medios nacionales, y que solo tienen en común el modelo agroindustrial y las fumigaciones con agrotóxicos.

Los estudios de ingenieros como Marcos Tomasoni, son claros con respecto a las fumigaciones: hay varios tipos de derivas y son incontrolables. No en vano el Conicet encontró atrazina y endozulfan en el aire de la Antártida.

El modelo transgénico, casi un monocultivo, destruyó la diversidad productiva y el monte nativo, expulsando en las últimas décadas por hambre y necesidad a varios millones de habitantes, a los arrabales de las ciudades a sobrevivir en la jungla de cemento. Actualmente, con la tecnología disponible, con un trabajador se atienden laboralmente 500 has y según estudios del INTA de Marcos Juárez, el monte nativo absorbe por hora 300ml de agua de lluvia y un cultivo de soja transgénica, fumigado e impermeabilizado por estas sustancias, solo 30 ml por hora.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN EcoPortal.net