Menú

Celebran conservación de terrenos del Cañón Las Bocas

Hongos bioluminiscentes y un santuario de cucubanos forman parte del especial lugar

Hace poco más de una década, Carlos Collazo descubrió un paraíso escondido entre Barranquitas y Comerío.

Con algunos amigos fueron conociendo lo que desde los tiempos del reino de España en Puerto Rico se conocía como Las Bocas y encontraron un pequeño universo de recursos naturales. El problema era que el valioso lugar estaba en peligro de desaparecer por la cercanía de proyectos y por la deforestación.

Collazo contó que, reunidos al pie de la famosa ceiba centenaria que ubica en el Cañón Las Bocas, decidieron iniciar la lucha por proteger aquel bosque, que luego supieron es lo que se conoce como un “cañón”.

Destacó que allí habitan especies en peligro de extinción, existen hongos bioluminiscentes, un santuario de cucubanos, está una de las 20 cascadas más altas de Puerto Rico y nace un río que produce dos millones de galones de agua para el consumo. Pero, más que oposición, sus intenciones chocaron por años contra el desconocimiento y la indiferencia de quienes no reconocían su alto valor ecológico.

Lea la noticia en Elnuevodia.com