Menú

Científicos muestran imágenes del primer “huracán espacial” que apareció sobre el Polo Norte

El fenómeno se formó en agosto de 2014 y bombardeó la atmósfera superior de la Tierra con una gran cantidad de electrones por ocho horas

Un grupo de científicos de Estados Unidos, China, Noruega e Inglaterra publicaron imágenes construídas con datos electrónicos de lo que catalogaron como un “huracán espacial”, un ciclón de 620 millas de ancho que apareció a unas 125 millas de altura sobre el Polo Norte y que bombardeó la atmósfera superior de la Tierra con electrones.

De acuerdo al estudio publicado por los científicos en la revista Nature Communicationses la primera vez que la comunidad científica encontró evidencia del fenómeno y la primera ocasión que se publican imágenes de un “ciclón espacial” que se mantuvo sobre el Polo Norte por cais ocho horas en agosto de 2014.

Según explicó Larry Lyons, profesor de ciencias de la atmósfera y del océano de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), al portal NBC News, encontraron el fenómeno luego de analizar los datos recolectados por satélites que detectaron anomalías en la atmósfera superior sobre el Polo Norte.

Lyons explicó que el “ciclón espacial” mostró características similares a las de los huracanes y tifones que afectan a países costeros todos los años y que depositan grandes cantidades de lluvia y generan fuertes vientos.

Sin embargo, los brazos en espiral del “huracán espacial” cargaban plasma desde el exterior, donde mostraban mayor fuerza, hasta el “ojo”, donde el flujo de plasma era menor. Esto resultó en un bombardeo constante de electrones sobre la atmósfera superior.

El grupo de científicos resaltó que estos “hurcanes espaciales” son producto de descargas de plasma que vienen del Sol, en un fenómeno conocido como “vientos solares”. A medida que estas “nubes” saturadas de partículas con cargas eléctrias pasan por la Tierra, alimentan tormentas magnéticas.

Lyons y su equipo de trabajo indicaron que analizarán más muestras de datos para determinar la frecuencia en la que ocurren estos “huracanes espaciales”, al igual que su tamaño y frecuencia.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM