Menú

Colapsa parte de una calle en una urbanización de Adjuntas que estaba afectada desde el huracán María

El alcalde Jaime Barlucea Maldonado arremete contra agencias estatales de permisos por el atraso del proyecto para atender la situación, el que asegura lleva meses estancado en esas oficinas.

Parte de una carretera en una urbanización de Adjuntas colapsó esta tarde como secuela de los daños que sufrió tras el paso del huracán María, hace más de tres años.

El alcalde de dicho pueblo, Jaime Barlucea Maldonado, indicó en entrevista con El Nuevo Día que se trata del final de una calle en la urbanización Colinas del Gigante, cuyo muro se derrumbó luego del embate del huracán categoría 4 en septiembre de 2017.

Sostuvo que la situación mantiene en riesgo dos propiedades del lugar. Una de las casas estaba habitada, mientras que la otra no.

“A los meses (del colapso inicial tras el ciclón) llegó FEMA (Agencia federal para el Manejo de Emergencias). Habíamos notificado porque es un riesgo mayor”, sostuvo Barlucea Maldonado.

El proyecto, que es de una inversión de unos $350,000, tiene la aprobación de FEMA y de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia de Puerto Rico. Sin embargo, según el alcalde, lleva meses estancado en las oficinas de permisos del gobierno estatal.

“Nos dan instrucciones para nombrar un ingeniero, FEMA lo aprueba, se hace diseño, se hacen todos los estudios, que tardaron unos siete u ocho meses. Sometimos esto a las oficinas de permiso y estamos esperando”, subrayó.

“Son un total desastre. Dicen que hacen, pero no hacen nada”, añadió.

Las dos estructuras residenciales que están afectadas directamente por la situación no han recibido daños estructurales, pero no se pueden vivir ya que el terreno sigue cediendo.

La persona que residía en la casa habitada alquilaba el lugar. Un vehículo y su carrito de venta de alimentos se vieron afectados en el colapso de hoy.

Barlucea Maldonado destacó que nadie resultó herido en el incidente y que la administración municipal proveerá ayuda económica y emocional al afectado.

El riesgo tras el colapso de hoy es que el proyecto se retrase aún más, sentenció.

“La pelea que hemos tenido con las agencias estatales es una batalla. Ahora, con ese desprendimiento, el diseño que se hizo tal vez tenga que ser alterado. Y eso puede dilatar el proyecto. Y eso por la tardanza del gobierno”, dijo el mandatario municipal.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com