Menú

Combaten la escasez alimentaria desde Barranquitas de la mano de la ciencia

En un laboratorio del recinto de la Universidad Interamericana nacen cientos de plantas de plátano para distribuir entre agricultores.

La Universidad Interamericana en este municipio desarrolló un proyecto de micropropagación de plátano que no solo multiplica la producción de estas plantas, sino que agiliza el tiempo de cosecha del fruto.

Por medio de investigaciones en las que se trabaja con el cultivo “in vitro”, se han regalado plántulas de plátano a 50 agricultores locales seleccionados por el Departamento de Agricultura, con el fin de que desarrollen una economía sustentable.

“Todas estas técnicas súper modernas las ponemos a disposición del agricultor, todo atado a una semilla de una planta, primero, que está libre de enfermedades; segundo, que está escogida entre las mejores variedades de interés comercial; y tercero, te acompañamos con el asunto de tu negocio, a cómo conseguir los fondos”, indicó Juan Negrón Berríos, rector de la institución educativa.

El proyecto surgió, en 2016, en el Departamento de Biotecnología del recinto barranquiteño, en el cual comenzaron a experimentar con semillas de cacao, café, apio, entre otras. Sin embargo, debido a la escasez alimentaria que ocurrió tras el paso del huracán María, en 2017, encontraron que el plátano es mucho más rentable para impulsar la economía agrícola, por lo que, tanto estudiantes como profesores, pusieron su empeño en la producción de esta planta.

Negrón Berríos explicó que, a través de la micropropagación de una semilla completamente saludable, la cual compran a agricultores locales, pueden germinar hasta 50 plántulas, pues se divide una semilla en pequeños pedazos, de los cuales germinará una planta.

Desde el laboratorio, las plántulas comienzan a nacer en la oscuridad, simulando la naturaleza. Luego que echa sus primeras hojas, es trasplantada y trasladada a un vivero para entregarla a un agricultor. El proceso “in vitro” evita la compra de semillas extranjeras, las cuales son propensas a traer nuevas plagas.

“Producir el plátano o el producto que sea es importante, pero más importante todavía es que hagamos de la agricultura una actividad que tenga viabilidad económica”, destacó Negrón Berríos.

Además del impacto agrícola, los investigadores trabajan en colaboración con Puerto Rico Small Business & Technology Development Centers, que brinda asesoramiento a los agricultores sobre medidas sustentables y capacitación empresarial de manera que puedan crear o hacer crecer su agroempresa.

“Nosotros nos involucramos de lleno con los agricultores y les damos, también, educación empresarial para que puedan redactar su plan de negocio, para aquellos que están comenzando como para aquellos que ya tienen sus negocios establecidos”, dijo, por su parte, Madeline Colón Rivera, directora regional de Puerto Rico Small Business & Technology Development Centers.

Ante el gran impacto que ha tenido el proyecto, fue seleccionado por la competencia “The Big Idea Challenge” y la organización Hispanic Federation para una subvención que les permitió comenzar a desarrollar un nuevo edificio de laboratorios para extender la producción de 5,000 plantas a medio millón en un año y, además, abrir más espacios educativos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA ELNUEVODIA.COM