Menú

Combinación de marejadas ciclónicas y sargazo pone en peligro a nidos de tortugas marinas en el este y sur de Puerto Rico

Aún se desconoce la magnitud del impacto sobre el anidaje del tinglar y carey, dos especies en peligro de extinción.

Las marejadas asociadas al sistema atmosférico Elsa y las recientes inundaciones de sargazo en Puerto Rico han afectado a un número indeterminado de nidos de tortugas marinas a través de la costa este y sur de la isla.

Así lo aseguró este miércoles el biólogo y director del Programa de Tortugas Marinas del Departamento de Recursos Naturales y Ambiantales (DRNA), Carlos Diez, quien detalló que entre los municipios más afectados están Maunabo, Humacao y Guánica.

Este último municipio experimentó marejadas ciclónicas que, según el grupo “Tortugueros del Sur”, afectaron a 19 nidos de tinglar y uno de carey en playa Ballena, dos especies en peligro de extinción.

“Aunque el sistema no ocasionó tanta erosión como otras tormentas, sí hizo como un lavado, en el cual entró suficiente agua a la orilla y muchos de estos nidos se ahogaron. Actualmente, se está monitoreando para tener un número exacto, pero, por ejemplo, en el área de Maunabo, en el área de playa Larga y playa California, pues ahí había alrededor de 150 nidos activos listos para eclosionar este mes y se está evaluando cuánto se perdieron. Sí hubo erosión y sí se notaron huevos expuestos o rodando en la playa”, explicó Diez en entrevista con El Nuevo Día.

De acuerdo con el funcionario, en la medida que los huracanes y tormentas se formen más temprano en el año, mayor posibilidad de que los nidos se afecten.

Aunque la temporada de huracanes comenzó y se extiende hasta el 30 de noviembre, la temporada de anidaje de las tortugas todavía no ha terminado. De hecho, para esta fecha se desarrollan las eclosiones de tinglar, que es el momento en que las tortugas salen de los nidos. Mientras, en junio comenzó la temporada de carey, que se extiende hasta noviembre.

Elsa -que cuando pasó al sur de Puerto Rico era un huracán categoría 1- también arrastró hacia la orilla una cantidad significativa de sargazo que arropó los nidos, en algunos casos, hasta 3 pies. No obstante, todavía se desconoce la magnitud del impacto.

El Nuevo Día reportó recientemente que la zona del mar Caribe experimentaría un aumento de estas algas flotantes de mayo a julio de 2021, situación que ha afectado a playas del sur y este de Puerto Rico por las pasadas semanas.

“Estos son eventos naturales y se están acelerando, por lo que es bien importante controlar las amenazas antropogénicas (causadas por el ser humano), como lo es la contaminación lumínica, la basura y el desarrollo costero. Esas amenazas que podemos controlar nosotros es importante minimizarlas, cosa de que cuando vengan eventos de estas envergaduras, como tormentas, marejadas y el mismo sargazo, el impacto no sea tan grave para las tortugas”, subrayó.

Cuestionado sobre qué gestiones está realizando el DRNA para proteger los nidos, Diez indicó que se mantienen trabajando en lo que está en “nuestro control”.

Defendió que la agencia está procurando reducir la deforestación en las zonas costeras, así como la contaminación lumínica y la remoción de depredadores exóticos, como lo son los perros, gatos y magostas, así como la presencia de vehículos en las playas.

“Para el caso del sargazo ya estamos aprendiendo y muchos de estos nidos se están marcando, de manera que cuando se empiece a acumular el sargazo, pues poderlo remover”, indicó al reconocer que una solución para recoger estas algas marinas de forma mecánica “está lejos”.

Los ocho grupos tortugueros autorizados por el DRNA se mantienen trabajando en la conservación de nidos y, en algunos de los casos, removiendo el sargazo de forma manual.

Al depositar tanto sargazo en los nidos, si nosotros no lo sacamos, le va a cambiar la temperatura al nido, va a hacer más humedad y hay más probabilidad de que el nido se pudra. Segundo, si los neonatos (las tortugas bebés) van a salir, van a quedar atrapados en el sargazo. Entonces, si se deja el sargazo en la línea de anidaje y subía otra tortuga no iba a poder anidar porque no iba a encontrar la arena”, explicó Guillermo Plaza, líder del grupo “Tortugueros del Sur”.

Plaza indicó que el gobierno debe moverse a interceptar el sargazo en el agua, ya que cuando llega a la orilla es, a su juicio, muy tarde.

“Es imposible removerlo manualmente cuando llega a la orilla y si tengo una playa repleta de nidos, no puedo meter maquinaria”, acotó.

Las personas que deseen unirse a los esfuerzos del grupo “Tortugueros del Sur” pueden hacerlo escribiendo a su cuenta de Facebook.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM