Menú

Comerciante de San Sebastián se declara culpable en el tribunal federal por tráfico de especies marinas

Luis Vargas vendía fuera de Puerto Rico especímenes que sacaba de arrecifes para acuarios de agua salada

Los genus Ricordea son particularmente atractivos para los dueños de acuarios porque 'brillan' bajo luces ultravioletas que usualmente se usan en los acuarios de lujo. (Suministrada)

Un comerciante de San Sebastián se declaró culpable hoy en el tribunal federal de exportación de contrabando de especies marinos.

El Departamento de Justicia federal informó que el acusado también se declaró culpable de dos cargos por violar una ley federal por colectar, comprar, etiquetar de forma falsa y enviar especies invertebradas marinas, como parte de un esfuerzo para burlar leyes de Puerto Rico que protege corales y otras especies de arrecifes.

De acuerdo con Justicia federal, del 2014 al 2016, Luis Joel Vargas fue el dueño de un negocio de acuarios de agua sala llamado “Carebbean Reefers”, que también operaba con ventas por Internet, a través de eBay, con el nombre de “Redragon1975”.

Una gran parte de sus ventas consistían en especies nativas de Puerto Rico que son populares para acuarios con agua salada.

“Vargas envió ilegalmente especímenes recolectados vivos a clientes en los Estados Unidos continentales y a países extranjeros a través de servicios de mensajería comercial, indicó Justicia federal, en comunicado de prensa.

Agregó que “uno de los artículos más populares que Vargas y su negocio envió afuera de la isla fue un organismo del ‘genus Ricordea’. Estos animales son conocidos como ‘rics’, ‘polyps’ o ‘mushrooms’ en la industria de los acuarios.

“Estos animales son coloridos en luz natural, pero lo que los hace particularmente interesantes para los dueños de acuarios es que ‘brillan’ bajo luces ultravioletas que usualmente se usan en acuarios de lujo”, abundó.

La fiscalía federal señaló que es ilegal cosechar Ricordea, zoanthids, y anemones en Puerto Rico para ser enviados fuera de la isla o para la venta comercial.

“Vargas personalmente recolectó mucho del Ricordea y las criaturas de arrecifes que vendió fuera de la isla”, señaló la fiscalía federal.

“En múltiples ocasiones, (Vargas) iba acompañado de su socio del negocio, Raymond Torres, y buceaban desde la costa en busca de Ricordea. Como el Ricordea está pegado al arrecife, ellos usaban un cincel para romper a los animales y al hacerlo, se llevaban pedazos del arrecife con ellos”, añadió.

Torres ya se había declarado culpable en junio pasado por cargos similares.

De acuerdo con la acusación, para ocultar la naturaleza de sus envíos y evitar ser detectados en la inspección de las autoridades, Vargas “etiquetaba falsamente muchos de sus envíos vivos como objetos inanimados”.

Los cargos plantean que entre el 2014 y 2016, Vargas envió o causó el envío de al menos 40 paquetes de especies marinas que fueron cosechados ilegalmente en las aguas de Puerto Rico.

Aunque hay variaciones en el precio del Ricordea en el mercado, dependiendo de su tamaño, color y otros factores, el valor agregado de lo enviado por Vargas podía alcanzar al menos $90,000.

La vista de sentencia será pautada para una fecha posterior, mientras que Torres será sentenciado el 13 de noviembre.

LEE MÁS EN ELNUEVODIA.COM