Menú

Comunidad científica encara desafíos al determinar qué muertes están asociadas directamente al COVID-19

La comisionada del Negociado de Ciencias Forenses, María Conte, resaltó que no existen estudios científicos que establezcan cuál sería el protocolo para determinar cuándo un deceso es provocado directamente por el novel coronavirus

Cientificos

La comisionada del Negociado de Ciencias Forenses (NCF), María Conte, alertó sobre los desafíos que enfrenta -y con los que continuará lidiando- la comunidad científica para determinar si una persona con un diagnóstico positivo al COVID-19 falleció a causa de la enfermedad o, por el contrario, su muerte no está relacionada con el letal virus.

“En algunos casos, puede ser sumamente fácil, como, por ejemplo, si la persona murió de forma violenta, pero, en otras ocasiones, no va a ser tan fácil porque la autopsia va a presentar unos hallazgos y una sintomatología que puede hacer más complicado diferenciar si ese paciente que tenía la prueba positiva realmente murió de COVID o de otra condición”, detalló.

La funcionaria destacó que, al momento, los cuatro casos positivos post mortem registrados en la isla -dos fallecidos en su hogar y dos en instituciones hospitalarias- han sido certificados por la sintomatología del paciente, así como por la prueba molecular.

Conte resaltó que no existen estudios científicos que establezcan cuál sería el protocolo para determinar cuándo un deceso es provocado directamente por el nuevo coronavirus. Mencionó que, en Estados Unidos, solo hay un informe acerca de dos autopsias completadas de individuos con COVID-19 que murieron en Oklahoma, en marzo.

La primera autopsia fue realizada a un hombre de 77 años que murió después de tener fiebre y escalofríos durante seis días. El hisopo (palillo con punta de algodón) nasofaríngeo post mortem fue positivo para el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2). La autopsia mostró daño alveolar difuso (daño pulmonar) e inflamación de las vías respiratorias. El segundo fallecido era un hombre obeso de 42 años con distrofia muscular. El hisopo nasofaríngeo post mortem fue positivo para SARS-CoV-2. La autopsia mostró bronconeumonía aguda, con aspiración.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com