Menú

Comunidades ponceñas, Para la Naturaleza y agencias gubernamentales se unen para reforestar con Justicia

PLN suministró 60 de los 125 árboles nativos que fueron sembrados

Unos cincuenta residentes de comunidades ponceñas se movilizaron para comenzar a reforestar su ciudad luego del paso del huracán María, durante la actividad de siembra de 125 árboles nativos en el Centro Judicial, cuya arboleda fue severamente impactada por el paso del fenómeno atmosférico.

La actividad fue posible mediante una alianza entre Para la Naturaleza, el Comité Amigos de los Árboles, Departamento de Recursos Naturales (DRNA), Rama Judicial de Puerto Rico y la Autoridad Edificios Públicos.

El catalítico de la actividad fue la acción ciudadana. Decenas de ciudadanos le trajeron a la atención al Comité Amigos de los Árboles la siguiente observación: a pesar de que el daño que había sufrido la arboleda madura tras el paso del huracán María fue considerable, la poda había sido excesiva.

El Comité Amigos de los Árboles -que en gran parte está integrado por abogados y profesionales que trabajan en el Centro Judicial- consultó con el personal de Para la Naturaleza del Área Natural Protegida Hacienda Buena Vista, sobre cómo se podía reforestar de manera ordenada e inteligente, al tiempo que inició conversaciones con la administración del Centro Judicial para que se incorporaran a la iniciativa.

“A pesar de que algunos árboles se cayeron, casi todos fueron podados de manera excesiva. Enseguida consultamos con Para la Naturaleza y conversamos con la Jueza Administradora Lissette Toro, con quien planeamos hacer esta siembra”, dijo el Licenciado Martín González, portavoz del Comité Amigos de los Árboles, la organización comunitaria que se encargó de la convocatoria ciudadana.

La iniciativa de siembra Reforestando con Justicia fue posible gracias a la donación de 60 árboles nativos de Para la Naturaleza, criados en el vivero de Hacienda Buena Vista, así como de otros 65 provenientes del vivero que el DRNA tiene en Boquerón, Cabo Rojo.

“Vamos a sembrar hoy especies de árboles que nos darán sombra, flores y que sirven de refugio a nuestras aves nativas. El compromiso con cada uno de nosotros con estos árboles comienza hoy”, dijo Ray Rodríguez, intérprete ambiental de Hacienda Buena Vista, mientras sembraba un árbol nativo junto a la Jueza Administradora Lissette Toro.

Era evidente el entusiasmo entre el diverso grupo de participantes, entre los que había estudiantes universitarios del vecino recinto ponceño de la Universidad de Puerto Rico, alguaciles, juezas, oficinistas y líderes comunitarios.

“El apoyo de Para la Naturaleza y la ciudadanía ha sido fundamental para el éxito de esta siembra. Entiendo que fuimos modelo como región judicial y hay conversaciones para hacer lo mismo en otras regiones judiciales” añadió la Jueza Administradora de la Región Judicial de Ponce, Lissette Toro.

Para la Naturaleza continuará otorgando ayuda voluntaria a comunidades aledañas a sus áreas y reservas naturales como parte del Fondo Comunitario Para la Naturaleza.