Menú

Con nueva vida la rueda hidráulica de Hacienda Buena Vista

¡Paff, paff paff, paff! Luego de 34 años de movimiento hidráulico ininterrumpido, la rueda que energiza el molino de café en Hacienda Buena Vista se paró debido a trabajos de restauración, que recién concluyeron hace unos dos meses, luego de completada la labor de manos expertas en restauración.

Según el ingeniero John Murphy, Gerente de Proyectos de Construcción Para la Naturaleza, la presente restauración mantiene elementos originales de la restauración previa, que data del 1980 , en la cual los laterales de la rueda se repararon utilizando teca, mientras que los cangilones eran en higüerillo, jaguillo y los rayos en ausubo.

“Se restauraron los cangilones (los cajones que acumulan el agua para provocar que la rueda del molino se mueva) y la rueda reparada en el 1980, que contaba con tres tipos de madera, cedro, higüerillo y capá prieto”, explica Murphy.

Esta vez los cangilones se construyeron de madera de teca (un árbol oriundo de las zonas pantanosas de la India, muy resistente al agua), aunque se mantuvieron los rayos originales de ausubo que sostienen los cangilones.

“La teca no es sólo resistente al agua, sino también al comején y a otros insectos que se alimentan de la madera”, añade Murphy.

El proceso completo de restauración duró un poco más de seis meses y contó con la participación del ingeniero Ángel Colón como gerente del proyecto, y de Sergio Mateo, maestro ebanista.

Siete personas participaron del proceso de restauración, incluyendo al ingeniero y el ebanista, quien incluso incorporó a las labores a su hermano e hijo. La logística del proyecto fue compleja ya que además de la restauración en Hacienda Buena Vista, don Sergio tuvo que llevarse piezas a su taller para completar algunos los trabajos.

Hubo que crear unas plantillas de la rueda original en Hacienda Buena Vista que a su vez fueron llevadas al taller de don Sergio. Con estas plantillas se creó la circunferencia de la rueda de 18 pies en madera de teca. Luego se repartieron los cangilones a través de toda la circunferencia.

Por su parte, Sergio Mateo, ponceño, vecino del sector Canas donde se ubica esta área natural protegida, y quien es catalogado en Puerto Rico como uno de los mejores ebanistas del país, manifestó que la restauración le representó “un gran reto”.

“Lo mío es la fabricación de puertas y ventanas o construcción de casas en madera, de cualquier tipo, pero nunca había hecho un proyecto así. Cuando Rafael Rivera, (Director de Áreas Naturales Protegidas Para la Naturaleza) me llamó y me explicó el proyecto al final de la conversación me preguntó ‘¿te atreves Sergio?’ Y yo le respondí ‘pues claro que sí”, relata don Sergio con voz alegre y campechana.

Y es que para don Sergio, la restauración de piezas como las puertas y ventanas de Hacienda Buena Vista, Cabezas de San Juan, Casa Ramón Power y Giralt o Hacienda La Esperanza,  no es asunto nuevo, pero este proyecto le representó una nueva experiencia.

“Se usó madera de teca porque es resistente al agua. Así que esta restauración debe durar mucho más que la anterior , porque también se utilizaron materiales protectores que garantizan una mayor durabilidad y que no estaban disponibles en el mercado en la década de 1980”, finaliza don Sergio, orgulloso del logro alcanzado al tiempo que añade que ahora sigue laborando en proyectos de restauración en distintas ciudades del país.

Vídeo de Don Sergio Mateo mientras trabajaba restaurando la rueda:

Sigue nuestras iniciativas de conservación de la naturaleza y preservación histórica visitando nuestro portal. Danos ‘like’ en Facebook, síguenos en Twiter: @paralanaturalez ; en YouTube: ParalaNaturaleza y Pinterest.