Menú

Cortarán unos 9,925 árboles en espacios públicos

El gobierno alega que están dañados o representan un peligro a causa del paso de los huracanes Irma y María hace tres años

Al menos, 9,925 árboles en propiedades del Programa de Parques Nacionales y el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) serán cortados bajo la premisa de que están severamente dañados, afectados o lesionados, o en peligro inminente de caerse y no pueden ser salvados, a causa del paso de los huracanes Irma y María en 2017.

Las ramas de otros 15,001 árboles serán podadas por las mismas razones.

Así se desprende de la información que la secretaria del DRD, Adriana Sánchez Parés, sometió, el pasado 30 de abril, a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), que sufragará lo que algunas organizaciones ambientales ya han descrito como un “desastre ecológico”. El costo de las obras asciende a $17.2 millones.

FEMA proveyó a El Nuevo Día copia del “project worksheet” (PW u hoja de trabajo del proyecto) radicado por Sánchez Parés. En el documento se precisa que la tala (corte) y poda de árboles se realizará en 19 propiedades de Parques Nacionales y del DRD.

En dichas propiedades, expuso Sánchez Parés, “los vientos de alta velocidad y la lluvia impulsada por el viento” –de ambos huracanes– provocaron que se generaran grandes cantidades de escombros. Por tanto, es necesario realizar gestiones de recogido, limpieza y rehabilitación.

La tala y poda de árboles inició sin mucho ruido. No fue hasta el pasado 25 de septiembre que usuarios del balneario Cerro Gordo, en Vega Alta, alertaron sobre el corte de “cientos” de árboles, algunos de ellos –a su juicio– sanos. En los días subsiguientes, trascendieron públicamente denuncias similares en el Parque Julio Enrique Monagas, en Bayamón; el Parque de las Cavernas del Río Camuy y el Zoológico de Puerto Rico, en Mayagüez.

Líderes ambientales, como Abel Vale, presidente de Ciudadanos del Karso; Samuel González, ex director ejecutivo de Parques Nacionales, y el abogado Pedro Saadé, advirtieron entonces –y reiteraron ayer– que las tres empresas contratadas para intervenir con los árboles presuntamente están talando y podando más cantidad de lo debido.

“Mientras más corten, más cobran. Es así de sencillo”, dijo González.

Las compañías autorizadas para los trabajos son Look Great Services, DRC Emergency Services y CERES Environmental Services, según el PW.

En dicho documento se detalla que donde más árboles se cortarán es en el Parque Julio Enrique Monagas, en Bayamón, con 8,000, seguido del centro vacacional y balneario de Añasco, con 1,300. Estos árboles se describen como “inclinados peligrosos”.

Mientras, donde más árboles se podarán es en el Parque Ecológico Monte del Estado, en Maricao, con 8,000, seguido del Parque Julio Enrique Monagas, en Bayamón, con 4,000. De estos árboles, en el PW se dice que tienen “ramas colgantes”.

Ayer, el DRD se abstuvo de comentar porque “esto es parte de una controversia que se está atendiendo en los tribunales”. En tanto, Farel Velázquez Cancel, director interino de Áreas Naturales Protegidas y Servicios Forestales del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), dijo que los trabajos avanzan a buen ritmo y “en concordancia” con la información sometida a FEMA.

Las gestiones ante FEMA las lidera el DRD pues, cuando azotaron Irma y María, aún no se había concretado el traspaso de Parques Nacionales de esa agencia al DRNA.


Más información en elnuevodia.com