Menú

Del laboratorio a las manos de los agricultores

En el Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico originan investigaciones que redundan en prácticas útiles para el manejo de cultivos y enfermedades de plantas

Jardin Botanico

Aunque el refrán “cosechas lo que siembras” puede aplicarse a distintas facetas, es probable que los agricultores le adjudiquen un significado particular de su faena diaria labrando la tierra. Mientras su labor no se reduce a ese único factor, expertos en patologías de las plantas reconocen que es fundamental sembrar semilla sana en suelo saludable para producir una cosecha de calidad.

Con esto en mente, el recién inaugurado Laboratorio de Fitopatología y Cultivo de Tejidos en el Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en Río Piedras, es origen de investigaciones que redundan en prácticas útiles para el manejo de cultivos y enfermedades, una ayuda que llega directamente a manos de agricultores locales, particularmente del área norte y noreste.

Martha Giraldo, investigadora principal del laboratorio y catedrática del Departamento de Ciencias Agroambientales, explicó que uno de los proyectos recientes consistió en “poner a prueba una metodología para el control de manejo integrado de plagas” en los cultivos de apio, principalmente en Barranquitas y Orocovis, donde se concentra la producción de este tubérculo, que se ha visto afectado por falta de control de pudrición.

El cultivo del apio ha decaído significativamente, de 58,000 quintales que se produjeron en 1983 a 5,852 en el 2000. Datos provistos por el Departamento de Agricultura precisan que, aunque la producción fluctuó en años más recientes hasta un máximo de 17,214 quintales (2013), comenzó a decaer para el 2016, cuando solo se cosecharon 3,025. En el 2017, se registró una producción de 6,279 quintales, para una aportación económica de $600,000.

Centro de investigaciones en Río Piedras pone el conocimiento en manos de los agricultores

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com