Menú

El Caño como brújula para transformar el País

Ha tomado más de 20 años y faltan más para culminar el dragado que permitirá que las aguas limpias vuelvan a fluir por el caño

estuario-cano-martin-pena

La asignación federal de $750,000 gestionada por la comisionada residente, Jenniffer González, para adelantar el dragado del Caño Martín Peña añade una pieza valiosa a una amplia obra de restauración ambiental y desarrollo sostenible que le ofrece brújula a la necesidad urgente de unidad de voluntades y esfuerzos en Puerto Rico.

Ha tomado más de 20 años y faltan más para culminar el dragado que permitirá que las aguas limpias vuelvan a fluir por el caño de 3.7 millas, arteria multidimensional crítica del área metropolitana. Durante ese periodo, mientras la crisis económica, social, anímica y política del País ha marchado en retroceso, las comunidades aledañas al Caño han ganado fuerza y cohesión.

Una clave debe ser que, desde sus comienzos, al amparo de la Ley 489 de 2004, Ley para el Desarrollo Integral del Distrito de Planificación Especial del Caño Martín Peña, lo que en el uso y costumbre se hubiese gestado como un proyecto de infraestructura impersonal y avasallador, quedó enmarcado por los valores de la justicia ambiental.

Ese criterio, que ató la obra de construcción a la inclusión, la participación y el mejoramiento de las condiciones de vida de los 26,000 residentes del área, ha sido fundamental para el avance de un proyecto integral, planificado con metas claras a corto, mediano y largo plazo, que incluyen aspectos de desarrollo humano y de ordenamiento urbano.

El propio Proyecto ENLACE, corporación creada por ley, es buen modelo de gobernanza al integrar con voz y voto a los residentes en su Junta de Directores. Ellos constituyen el 45 % del cuerpo, mientras que el Gobierno y el sector privado se dividen a partes iguales la participación restante.

Han sido dos décadas de germinación y fortalecimiento de un inigualable tejido social generador de iniciativas solidarias que proveen herramientas de superación a niños, jóvenes, adultos y mayores. Con confianza y empeño, los residentes se han ocupado de estrechar sus vínculos y dar vida a la democracia participativa por vía de deliberaciones para alcanzar acuerdos de beneficio colectivo.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com