Menú

El Centro Ambiental Santa Ana exhorta al público a censar las aves endémicas con la ayuda de aplicaciones

La información recopilada por los ciudadanos ayuda a conservar las especies y sus ecosistemas.

Los visitantes de bosques urbanos, como el Parque Nacional Julio Enrique Monagas en Bayamón, pueden contribuir a la protección de aves endémicas utilizando aplicaciones móviles que facilitan la identificación y el censo de diferentes especies.

Precisamente, esa fue la invitación que hizo el Centro Ambiental Santa Ana (CASA) del Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana, durante un reciente “webinar” titulado “Celebrando nuestras aves endémicas desde un bosque urbano del carso”. El CASA está ubicado en el Monagas, que alberga, a su vez, la Reserva Natural Bosque de Santa Ana.

Los censos de aves son una actividad donde se documenta la presencia y la abundancia de las aves a través de un conteo sistemático”, explicó Coral Avilés, coordinadora de educación del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, quien facilitó el “webinar” junto con Dayamiris Candelario y Yaritza Bobonis, educadoras ambientales del CASA.

Añadió que la información recopilada en los censos de aves ayuda a conservar las especies y sus ecosistemas.

Bobonis recalcó, por su parte, que es importante identificar las aves endémicas, pues son parte del patrimonio natural y cultural, y pueden ser utilizadas como “bioindicadores” para saber acerca de la salud de los ecosistemas.

Entre las especies endémicas que se pueden observar en el Monagas y otros bosques urbanos, están el pájaro carpintero de Puerto Rico, el juí de Puerto Rico, la reina mora, reinita mariposera, calandria, zumbador verde y el múcaro.

La identificación y el registro de aves se puede hacer con el uso de aplicaciones móviles gratuitas desarrolladas por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, destacaron las facilitadoras.

Por ejemplo, la aplicación Merlin BirdID provee una guía de bolsillo que ayuda a identificar diferentes especies utilizando información como lugar de observación, tamaño, colores, comportamientos o fotos.

Una segunda aplicación, eBird, permite que los ciudadanos puedan compartir las aves que observan y, de esta manera, ayudar a mantener un censo. Esta plataforma gratuita registra la fecha y hora del recorrido de observación de aves, al igual que la cantidad de aves observadas.

La aplicación eBird incluye fotos, sonidos, comportamientos usuales y mapas de distribución de las aves a través de distintas estaciones del año.

En general, las observaciones documentadas por los ciudadanos nutren una base de datos que permite ver cambios en las poblaciones de las aves a largo plazo y realizar investigaciones para tomar las medidas necesarias de conservación.

Pese a los esfuerzos de protección, las aves aún enfrentan amenazas, entre estas, la destrucción de hábitat, el cambio climático y la falta de alimentos, explicó Avilés.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM