Menú

El gobernador firma ley sobre zonas de oportunidad criolla

El nuevo incentivo local busca mejorar la competitividad de la isla para atraer inversionistas

gobernador Ricardo Rossello

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares convirtió en ley una iniciativa que establece un nuevo paquete de beneficios contributivos para aquellas entidades o individuos que inviertan su capital en proyectos elegibles bajo la iniciativa federal de Zonas de Oportunidad.

Según el gobernador, el nuevo estatuto local busca mejorar la competitividad de Puerto Rico en comparación con otras jurisdicciones estadounidenses también catalogadas como áreas de oportunidad por el Departamento del Tesoro estadounidense. En el caso de Puerto Rico, el 95% de la isla está cubierta bajo ese beneficio. En otros estados este beneficio federal cubre entre el 20% y 25% del territorio.

“El potencial impacto a la economía es enorme”, dijo Rosselló Nevares durante una rueda de prensa en el Centro de Convenciones de Puerto Rico donde, ante un grupo de inversionistas, anunció la firma del estatuto.

Con la reforma contributiva federal del 2017, el Congreso estadounidense estableció el programa de Zonas de Oportunidad. La iniciativa provee para que las personas o entidades eviten el pago de contribuciones federales por concepto de ganancias de capital por un periodo de 10 años si ese dinero es reinvertido en proyectos en zonas económicamente deprimidas. Las ganancias de capital son los fondos que ganan las personas o entidades privadas al vender propiedades inmuebles o instrumentos de capital como bonos y acciones en empresas, entre otras transacciones.

La nueva ley criolla, dijo el gobernador, complementa estos beneficios a nivel federal al establecer a nivel estatal tasas contributivas especiales para la actividad comercial que generen estas inversiones en la isla. Por ejemplo, los proyectos que se generen como parte del programa de Zonas de Oportunidad le pagarán a Hacienda una tasa contributiva preferencial de 18.5% en contribución sobre ingresos. Del mismo modo, se establece una exención contributiva sobre los dividendos y una exención mínima de 25% en los arbitrios e impuestos sobre la propiedad.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com