Menú

El país de siempre tras el ciclón

Efrén Rivera Ramos

Efrén Rivera Ramos

Son muchas las lecciones que el huracán María nos ha dejado y numerosas las realidades que nos reveló o simplemente nos recordó. Abundan ejemplos de las mejores y peores respuestas que esta traumática experiencia colectiva ha generado durante el año transcurrido desde aquel imborrable 20 de septiembre de 2017.

Hemos quedado atónitos o indignados por las negligencias, carencias, insensibilidades, obstinaciones y defectos morales de funcionarios de toda laya, desde los rangos más bajos hasta la cúspide de los gobiernos de Puerto Rico y EE.UU. La falta de transparencia, la incompetencia y la corrupción han dejado huellas notables.

De otra parte, nos han conmovido los actos heroicos, el compromiso y los gestos solidarios desplegados por otros líderes y funcionarios y, sobre todo, por personas de los más diversos sectores sociales desde la diáspora hasta las comunidades más aisladas y golpeadas.

La experiencia de María ha sido, pues, multidimensional y compleja. Se han producido reflexiones valiosas en la prensa escrita, la radio, la televisión y los medios sociales. Se han hecho estudios sobre las muertes, la migración forzada, los impactos comerciales, la relación entre la catástrofe natural y las crisis económicas y fiscales, así como sobre la percepción de la población ante las respuestas gubernamentales. Ha habido encuentros y conversatorios de todo tipo y se perfilan actividades académicas de mayor enjundia aun sobre asuntos que, sin duda, quedarán registrados como hitos históricos de consideración en el devenir de nuestro pueblo.

Si seremos capaces de aprender de veras de lo sufrido y, a partir de ahí, encaminar procesos de transformación del país, todavía queda por verse. Esa transformación es necesaria porque, como comenté en una columna anterior, el Puerto Rico post-María tiene mucho que ver con el país existente antes del huracán.

Para no repetir todo lo que ya se ha analizado, quiero recalcar un solo aspecto: la tremenda desigualdad que caracteriza la sociedad puertorriqueña. Ya se han publicado informes que acreditan que somos una de las sociedades de mayor desigualdad en el mundo.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com