Menú

El sector privado rechaza proyecto que prohíbe plásticos de un solo uso en negocios

De convertirse en ley, los establecimientos comerciales tendrían 24 meses para cesar la práctica de entregar o utilizar estos productos.

Múltiples gremios que agrupan comerciantes solicitaron al gobernador Pedro Pierluisi que vete el proyecto de ley que propone prohibir el expendio y utilización de plásticos de un solo uso en todo establecimiento comercial, por entender que la pieza legislativa encarece los costos para hacer negocios.

La medida culminó ayer, martes, su trámite legislativo y va camino a La Fortaleza.

En una carta con fecha de hoy, Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal y Mateo Cidre, presidente de la Asociación de Restaurantes (Asore), le recuerdan a Pierluisi que estas dos organizaciones y otras ya consignaron su oposición a Proyecto de la Cámara 668.

“Tenemos la firme convicción de que primero se debe investigar e indagar sobre el manejo de los desperdicios sólidos y la adecuacidad de los programas de reciclaje a través de la isla. Sin embargo, la Asamblea Legislativa ha procedido a alterar la forma en que se efectúa el despacho de alimentos y mercancías sin indagar sobre el costo que las enmiendas acarrearían, la conveniencia de los materiales recomendados en consideración al tipo de actividad que se trate y si los programas de manejo de desperdicios sólidos están capacitados para manejar los materiales en cuestión”, lee parte de la carta.

La carta original dirigida a Pierluisi y en oposición a la medida tiene fecha del 15 de febrero y fue firmada también por la Asociación de Hoteles, el Centro Unido de Detallistas, MIDA, Hecho en Puerto Rico, la Asociación de Agricultores, la Cámara de Comercio y la Asociación de Farmacias de la Comunidad.

La medida del representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) Joel Franqui Atiles dispone que, luego de 24 meses de que el proyecto sea convertido en ley y luego que también se cumpla con una campaña educativa, todo establecimiento comercial cesará la práctica de entregar o utilizar plásticos de un solo uso.

De igual forma, quedaría prohibida la venta al por mayor o al detal de estos productos.

“Queda expresamente excluido de esta prohibición el uso del plástico que sea necesario para empacar algún tipo de carne y que, por su composición, no exista una alternativa de plástico de más de un solo uso que lo sustituya”, señala el proyecto, que también incluye una excepción al uso de estos plásticos durante la vigencia de declaraciones de emergencia.

Una vez pasen los 24 meses, durante los siguientes seis meses los comercios que incumplan con la ley recibirían una notificación de falta. En adelante, entrarían en vigor multas, como una de $500 por una primera infracción.

A un reincidente le aplicaría una multa de $1,000 y de $5,000 por cada violación posterior.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELNUEVODIA.COM