Menú

Empeñado nuestro patrimonio natural bajo Promesa

Existe una genuina preocupación entre científicos, abogados, planificadores, líderes ambientales y otros especialistas de que nuestros terrenos agrícolas, playas, bosques y reservas naturales sean utilizados para pagar la deuda pública de la isla, que ronda en $70,000 millones.

Corredor Ecológico del Este/febrero 2010
“¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña.
Si no somos, dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrán, ustedes comprarlos?”.
(Extracto de la carta que envió el Gran Jefe Seattle de la tribu de los Suquamish al presidente de Estados Unidos, Franklin Pierce en el 1854.)

Las palabras expresadas por el gran Jefe Seattle de la tribu Suquamish, hace ya más de un siglo, cobran hoy más vigencia que nunca en el suelo borincano. La deuda pública del país se ha convertido en un enorme pulpo cuyos tentáculos se extienden hacia espacios inimaginables: la salud, la educación, la seguridad pública y hasta nuestros recursos naturales.

Existe una genuina preocupación entre científicos, abogados, planificadores, líderes ambientales y otros especialistas de que nuestros terrenos agrícolas, playas, bosques y reservas naturales sean utilizados para pagar la deuda pública de la isla, que ronda en $70,000 millones.

Y es que la Junta de Control Fiscal (JCF), que se creó bajo la ley federal Promesa (Puerto Rico Oversight, Management and Stability Act), le da poderes absolutos a ese organismo para disponer como ellos entiendan sobre todos los recursos del país a fin de poder efectuar los pagos a los acreedores.

De acuerdo con un informe realizado por el abogado James Snow, del Pinchot Institute for Conservation en Washington DC, al que Diálogo tuvo acceso y en donde se analiza el impacto de la Ley Promesa sobre los recursos naturales de Puerto Rico, la JCF “puede incluir la venta, arrendamiento, u otra disposición de propiedades del Estado Libre Asociado que son manejados por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales tales como los bosques, las reservas naturales y los santuarios estuarinos”.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN DialogoUPR