Menú

En alerta el Negociado de Bomberos ante dramático aumento en fuegos forestales

En enero, los incendios de este tipo se triplicaron y se proyecta que se supere la cifra del 2020 antes de completar la mitad del año

Los fuegos forestales que han arrasado con amplios terrenos en diversas regiones de Puerto Rico forman parte de un alarmante patrón ascendente en este tipo de incendios que se ha registrado desde enero y que, al ritmo actual, amenaza con superar la cifra de todo el 2020 durante la primera mitad del año.

El comisionado designado del Negociado de BomberosJavish Collazo Fernández, precisó que las estadísticas oficiales, hasta el pasado viernes, daban cuenta de al menos 907 incendios forestales, un ritmo que, de mantenerse, permitiría igualar los números del 2020 en algún momento de mayo.

El pasado año, el Negociado de Bomberos registró cerca de 2,100 fuegos forestales, indicó el funcionario.

Collazo Fernández afirmó que anualmente el 2 de febrero es la fecha en que se considera comienza la temporada de fuegos forestales, a medida que la temperatura aumenta según se acerca la primavera.

No obstante, ya en enero se había registrado una cantidad sustancial de estos eventos, totalizando 337, según el comisionado. En el 2020, el Negociado de Bomberos registró unos 97 fuegos forestales en el primer mes del año, o un 29% de los que se contabilizaron en los primeros 31 días del 2021.

“El incremento ha sido sustancial, bastante alto. Las temporadas se nos han adelantado, es como si se nos hubiesen corrido las estaciones. El cambio climático se sigue moviendo, y lo que antes yo tenía que empezar, la mitigación, entre diciembre y enero, nos ha obligado a cambiar el plan. Dadas las circunstancias de ahora, no voy a poder empezar la mitigación en diciembre, voy a tener que mantenerla todo el año, porque ahora la temporada seca empezó mucho antes de lo normal. Ha sido al trote”, dijo Collazo Fernández en entrevista con Metro.

La temporada de incendios, señaló el jefe de bomberos, suele extenderse hasta finales de agosto, lo que permite pensar que la cifra final de 2021 arrasará con la del año anterior que, de por sí, se consideró un año con una incidencia de fuegos forestales “más alto de lo habitual”.

Hasta la fecha, ha sido la región noroeste del país la más afectada por los fuegos forestales en lo que va de año, y en particular municipios como AñascoSan Sebastián y Rincón, detalló Collazo Fernández. Ese patrón, admitió, contraviene las expectativas de que sea el área sur, con su clima habitualmente seco, la más propensa a este tipo de fenómenos.

En San Sebastián, donde el 25 de febrero comenzó una racha de incendios forestales, el fuego abarcó un área de hasta 100 cuerdas de terreno antes de que los bomberos lograran controlar el siniestro, subrayó el comisionado designado.

Collazo Fernández, sin entrar en detalles, indicó a este medio que ya las autoridades han recibido confidencias que apuntan a que los fuegos de San Sebastián fueron provocados por actividad humana, algo que, reconoció, ocurre en “la mayoría de este tipo de incendios”.

La gente “hace fogatas donde no son permitidas, (tiran) colillas de cigarrillo o (incurren en) quema intencional, en términos de hacer el daño malicioso. A veces tenemos jueyeros, que usan el humo para sacarlo de las cuevas y nos queman. Rara vez es por el vidrio o alguna botella. La causa principal es descuido humano o mano criminal”, puntualizó Collazo Fernández, quien recordó que al amparo del Código Penal se pueden imponer penas de multas y cárcel a quienes sean hallados culpables de provocar un incendio.

“Las personas no han tomado con la seriedad debida el asunto. Mientras más seco esté el pasto, y nosotros con descuidos o actos vandálicos o criminales es peor. En San Sebastián empezó con un área pequeña (pero) la realidad es que la mayoría de los pastizales están secos. Obviamente eso es material combustible. Se dieron las condiciones apropiadas: el clima, la temperatura, el viento y el material combustible disponible para que esa quema se produjera de esa manera”, insistió.

Ante el incremento en la cantidad de incendios tan temprano en el año y la expectativa de una temporada de alta actividad, Collazo Fernández reconoció que lo ideal sería añadir recurso humano y equipo al arsenal del Negociado de Bomberos. Al momento, dijo, las brigadas de que atienden fuegos forestales cuentan con 55 empleados, que son movilizados alrededor del país según la necesidad.

A juicio de Collazo Fernández, ese número debe aumentar a cerca de 75.

“Adelantándonos al cambio que estamos observando estamos próximos a trabajar unos adiestramientos de bomberos forestales a personal ya existente en la agencia, readiestrarlo y recanalizarlo para que nos puedan trabajar como brigadistas y bomberos forestales todo el año. También en mayo vamos a recibir cuatro unidades forestales nuevas, el equipo que trae las bombas y equipo para extinción. Como tiempos distintos requieren cambios vamos a iniciar comunicaciones con DLA (Agencia de Logística de Defensa), que son la gente del programa del Departamento de la Defensa que trabaja con vehículos militares, porque entendemos que debido a la topografía de nosotros nos hacen falta las famosas (vehículos) Humvees para ver si tienen disponible y nos pudieran facilitar. A ese tipo de vehículo todoterreno es cuestión de ponerle el tanque, la turbina y el sistema de supresión. Adonde no llegue con las unidades forestales regulares, con la Humvee puedo llegar”, sentenció el jefe de bomberos.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN METRO.PR