Menú

En ocho meses se han registrado más de 3,000 fuegos forestales en la Isla

Las altas temperaturas y la actividad humana son la combustión perfecta.

Las altas temperaturas registradas este año en la Isla están teniendo su efecto en la proliferación de incendios forestales en la Isla, especialmente en el área sur.

En lo que va de año, en Puerto Rico se han reportado 3,699 de estos siniestrosLa cifra de incendios forestales en todo el año pasado fue de 2,077, por lo que ya los números de este año apuntan a un aumento de 1,622 incidentes en comparación con 2020.

“Entendemos que eso debe ir bajando y todavía nos faltan unos meses para que concluya el año”, señaló el comisionado de Extinción de Incendios, Marcos Concepción Tirado, a EL VOCERO.

Indicó que debido a la sequía, el área oeste de la Isla ha sido una de las más afectadas por los siniestros, particularmente desde Cabo Rojo hasta Ponce.

“Este año ha sido peculiar la sequía que ha hecho; los fuertes vientos y estas cosas nos complican y hacen que se propaguen más rápido. Cualquier colilla de cigarrillo, los campings, una línea eléctrica que pueda caer en material vegetativo es la causa mayormente de los incendios, lo que provoca que ocurran en sitios donde antes no ocurrían”, expuso.

Observó que la época de fuegos forestales comprende del 2 de febrero al 1ro de septiembre.

Indicó que aunque se desactivaron las brigadas de incendios, este año el Departamento de Seguridad Pública (DSP) determinó extender la vigencia de las brigadas del oeste.

“Estas brigadas se mantienen dando mitigación a distintas áreas que están identificadas que año tras año son un foco de incendios y se trata que durante este año —hasta febrero que empiecen otra vez— se mitigue esa área para que el riesgo sea menor. El riesgo siempre sigue estando, pero tratando de minimizar, que ese riesgo sea menor y llevar el mensaje a la ciudadanía de tratar de que si van de camping… pues tratar de que sean juiciosos y asegurarse que van a apagar el material que están usando; tratar de mitigar y llevar el mensaje”, afirmó Concepción Tirado.

Mencionó que las brigadas ofrecen charlas a las comunidades, mayormente en donde ocurren las incidencias.

“Actualmente, las otras brigadas se mantienen alertas de cualquier situación que surja, un fuego de grandes proporciones en cualquier punto de la Isla, para ser activadas”, afirmó.

Atención al área sur

El presidente del Sindicato de Bomberos Unidos, José Tirado, expresó que el área sur es donde más ocurren los fuegos forestales porque llueve menos. Recordó que la mayoría de los incendios se originan porque la gente lanza colillas de cigarrillo y botellas de cristal al suelo.

“La gente tira las colillas y vidrios y en muchas ocasiones el fondo de las botellas se sobrecalienta y el pasto se incendia. Muchos incendios se desarrollan así”, explicó.

También destacó que hay escasez de bomberos en Puerto Rico. Actualmente hay 1,300 y se necesita el mínimo de 1,630.

Puntualizó que recientemente se graduó una academia de 160 bomberos que fueron asignados a la zona metropolitana. Quince de ellos están próximos por concluir unos cursos de ocho semanas, señaló.

“Por la situación precaria que tiene la agencia, a estos muchachos que salieron de la academia ni siquiera les pudieron dar uniformes. Los uniformes de seguridad que tienen son unos equipos que se los prestaron bomberos que se fueron tras el huracán María, los que se retiraron y otros que murieron”, abundó.

No obstante, Concepción Tirado aseguró que los uniformes para los nuevos bomberos vienen de camino.

“Esos bomberos nuevos comenzaron la semana pasada. Ellos tienen un curso de bomberos forestales. Esos bomberos cuentan con equipo de protección, ya que se han repartido 1,050 equipos de protección que se han comprado y repartido. Compañeros que tenían el equipo en buen estado les suplieron ese equipo a ellos. Esto no es algo nuevo. Cada academia, cuando sale, usa el equipo que tenemos en almacén, el equipo que está en buenas condiciones y se les provee a los compañeros”, sostuvo.

Tirado señaló que el sindicato se ha reunido con la Junta de Control Fiscal en múltiples ocasiones para conversar sobre la necesidad de bomberos en la Isla.

“Ellos mismos nos dijeron que se necesitaban 1,630, pero no ponen los chavos. ¿Para qué yo quiero saber que se necesitan 1,630 bomberos si no me van a dar el dinero? Así que nosotros estamos pasando por una crisis bien seria. Nos pusieron bajo el DSP, que lo más que hace es atender los asuntos policiacos. Así que estamos limitados por todas partes. Por ejemplo, para comparar unas gomas (de los camiones) que te pueden costar $800, antes se podía resolver en dos días. Ahora se tarda dos meses porque el jefe de bomberos tiene que hacer la orden de compra, hacer las cotizaciones, se le manda al DSP y el DSP se tarda en firmarlo y después lo pasan a compras, pues hay que decomisar el camión y no llegan las gomas”, apuntó.

El cambio climático

Por su parte, el abogado ambientalista Pedro Saadé consideró que el aumento en los incendios forestales ocurre como consecuencia del cambio climático.

“El gobierno creó la Ley de Cambio Climático y el Consejo de Cambio Climático y no se ha puesto en ejecución. Escasamente le han dado fondos recientemente. Esa ley contempla la llamada resiliencia. La verdadera pregunta es si el gobierno de Puerto Rico —conociendo el problema de cambio climático— ha desarrollado un plan para enfrentar eso”, expuso.

Por su lado, Pablo Méndez Lázaro, miembro del Comité de Cambio Climático y catedrático asociado en el Departamento de Salud Ambiental de la Universidad de Puerto Rico (UPR), afirmó que los fuegos forestales son uno de los componentes afectados por el cambio climático en distintas partes del mundo.

“Todos los que hemos estado trabajando en estos tipos de informes sabemos que no se hacen en medio año u ocho meses. La ley estableció un año y fue ambicioso el exigir eso. Cuando miras el Puerto Rico Climate Change Council, cuenta con casi 150 científicos de los cuales somos parte de esto también. Pero, tiene una mano de obra inmensa, una calidad científica gigantesca y pueden producir”, afirmó.

Aseguró que el Comité de Cambio Climático ha adelantado muchas cosas en su agenda.

“Somos muy pocas personas y como somos voluntarios se ha solicitado y se supone que la ley asignara un dinero para tener un apoyo para la redacción del plan que conlleva vistas públicas que tampoco se han podido tener por el covid-19. Muchas cosas se han visto atrasadas”, señaló el científico.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM