Menú

Estragos ambientales de la Isla serán discutidos en festival en Colorado

El Americas Latino Eco Festival tendrá lugar en la ciudad Denver este fin de semana

escritora puertorriquena Irene Vilar

La pequeña Irene crecía en el campo de Barceloneta, no muy lejos del mar, pero rodeada de verde. El abrazo de la naturaleza la protegía y a la vez la liberaba de la violencia que se vivía en el interior de su casa, violencia de pareja y violencia institucional manifiesta en la bipolaridad causada por la histerectomía radical que se le practicó a su madre durante la campaña de esterilizaciones masivas implementada en los años 70.

La naturaleza también la liberaba de la represión que, aunque aún no comprendía, era parte inherente de su historia, la historia de una presa política, la historia de su abuela, la nacionalista Lolita Lebrón.

Había días en que una particular alegría la hacía olvidarlo todo, era cuando aviones que sobrevolaban la casa hacían que callera lluvia. Irene se emocionaba al escuchar sus motores acercarse y salía a esperarlos para danzar bajo aquella lluvia fugaz.

Con los años y las tristezas esa imagen se borró de su memoria hasta que Irene Vilar, quien había emigrado siendo adolescente, regresó a Barceloneta en busca de la fuente de inspiración necesaria para terminar su segundo libro: “Maternidad imposible”. Imposible porque después de que sus ojos de niña vieran a su madre suicidarse a causa de los estragos que le causó la enfermedad mental exógena, ella vivió en guerra con su propia fertilidad. Quince abortos hizo que se le practicaran, hasta que comenzó a escribir, a reconciliarse, a sanar.

Pero le faltaba algo para terminar sus segundas memorias. De vuelta en Puerto Rico ya más madura y convertida en madre, fue a ver las ruinas de la casa donde creció. Allí, parada en el mismo batey donde de niña jugaba, recordó los aviones. La lluvia que de ellos caía era la pieza que le faltaba para finalmente comprender la magnitud de todos los tipos de violencia que sobrevivió. Aquella lluvia que le fascinaba no era otra cosa que agresión ecológica, la fumigación indiscriminada y no divulgada con tóxicos lanzados desde el aire sobre su pueblo. Según datos de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) y el Departamento de Salud, Barceloneta es uno de los municipios más contaminados y con mayor prevalencias de defectos congénitos en Puerto Rico.

“Fue en ese ‘flash back’ que mi cabeza empezó a mirar todo de manera diferente, ese cruce entre el juego en el espacio donde me sentía más feliz y protegida, que era en la Naturaleza, pero sin embargo también ahí había guerra solo que yo no sabía cuál era y era una víctima sin darme cuenta…”, narra Irene Vilar, quien ha vivido los últimos años en medio de la naturaleza boscosa del estado de Colorado.

Una vez aclarados en su consciente estos elementos que definieron el origen de su vida, la escritora decidió hacer algo al respecto, pero no sola. Con mucha persistencia la puertorriqueña ha juntado su amor por la cultura y el medioambiente, el orgullo de ser latina, su combatividad en defensa de los derechos humanos y la paciencia de una madre ‘homeschooler’ para crear espacios que sirvan como plataforma donde los latinos catapulten sus luchas y aportes en estos campos, al tiempo que aprenden cómo seguir avanzando.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com