Menú

Estudiantes usan sus manos para sembrar su futuro

Alumnos cosechan hortalizas y farináceos en sus escuelas y venden la producción en supermercados

Estudiantes sembrar

Pensaban que sería un fracaso, lo admiten. Agarrar una pala, un pico o una azada, en vez de un celular –como muchos jóvenes de su edad–, no era lo que vislumbraban para su día a día. El tiempo, sin embargo, se encargó de darles lo que describen como la mayor enseñanza de sus vidas.

Los alumnos de la escuela Salvador Brau, en Carolina, dicen ser pioneros de la finca.

Con el apoyo de su directora, maestros y padres, limpiaron y prepararon dos de las ocho cuerdas de terreno del plantel, en las que ahora siembran pimiento morrón y “cubanelle”, cilantrillo, ají dulce, recao, habichuelas negras, calabaza y plátano, entre otras hortalizas y farináceos.

Además, hacen horticultura ornamental, recién iniciaron un proyecto de apicultura o producción de miel y están construyendo un vivero para un cultivo hidropónico de lechuga.

“Cuando comencé en el proyecto, el año pasado, decía que era algo imposible y me desanimé. Pensaba que mis compañeros no iban a querer trabajar la tierra porque ahora todo es moderno. Pero no fue así. Tenemos una gran finca y la meta es vender los productos con nuestra propia etiqueta. Aprendimos a amar la tierra y respetarla. Cuando estoy en la finca, me siento libre, confiada y tengo mejor comunicación con mis compañeros”, contó emocionada Keisha Nicole Calo, de 17 años y quien cursa el grado 11.

“Yo llevo tres años en el proyecto, y siento una satisfacción bien grande al ver cómo los jóvenes se involucran en la agricultura. Prefieren estar en la finca que en cualquier otra parte. El paso del huracán María fue una gran lección, y aprendimos que tenemos que trabajar la tierra para ser autosustentables”, añadió, por su parte, Jarytza N. Rivera, de 17 años y estudiante de grado 12.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com