Menú

Hoy es un buen día para sembrar

En estos momentos donde tanto se habla de la “seguridad alimentaria” hay muchas cosas que usted como ciudadano puede hacer. A través de la siembra de árboles frutales, por ejemplo. Una buena idea es iniciar su siembra en tiestos, y luego, si el espacio alrededor de su hogar o el patio de casa lo permite, podría trasplantarlo. Recuerde que el paso de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017 arrasó con la naturaleza, los árboles frutales incluidos.

Plantas

“Ningún huerto casero está completo sin frutas, además de los vegetales, hortalizas e hierbas. Y nuestro país tiene el mejor clima para la siembra en masas”, dijo a EL VOCERO, Luis Reinaldo Santiago, agrónomo y agente agrícola del Jardín Botánico de Río Piedra.

Según Santiago, es fácil iniciar el proceso de siembra por lo que comparte algunas recomendaciones infalibles para la cosecha de árboles frutales en zonas urbanas. Así que tome nota…

El tiesto adecuado. Es preciso tener tiestos de 30 galones o más porque el crecimiento de las raíces bajo la tierra puede sobrellevar los seis pies de profundidad. Para la siembra en terreno, entre más lejos de la casa, mejor. Se recomiendan sembrarlos a una distancia de seis a nueve pies de la estructura. Razón por la cual los tiestos para la siembra de árboles frutales no deben ser pequeños. Así, las raíces tienen suficiente espacio para expandirse; mientras se mantienen dentro de un contenedor conveniente para el rendimiento en el área metropolitana.

Santiago aconseja además,que invierta en un dron de 60 galones y lo divida por la mitad para facilitar dos tiestos con las medidas perfectas para sembrar.

Escoja variedades enanas o injertadas. Injertar un árbol consiste en la unión de dos trozos de tallo con el fin de adquirir una nueva especie de planta. Hay distintos motivos para injertar un árbol, entre ellos, la siembra en tiesto. Asimismo, injertar árboles frutales compatibles propaga variedades diminutivas que no tienden a crecer más de cuatro pies de alto, lo que favorece su cultivo en tiesto. El proceso de injerto es meticuloso, pero si se hace de la manera correcta, los frutos se comienzan a crecer en pocos meses; contrario a la siembra por semilla que se extiende por años según el tipo de árbol.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElVocero.com