Menú

Jóvenes viven enriquecedora experiencia en el Taller de Inmersión Para la Naturaleza

Entérate de las aventuras que vivieron los participantes de los Talleres de Inmersión

Caminaron, exploraron, sembraron, se adentraron en manglares, cuevas y conocieron de cerca a los murciélagos y la boa puertorriqueña. Estas son sólo algunas de las aventuras de inmersión en la naturaleza que disfrutaron los jóvenes que participaron en los campamentos residenciales en Cabezas de San Juan, Fajardo, y Hacienda Buena Vista, Ponce.

El objetivo de los Talleres de Inmersión Para la Naturaleza es concienciar a jóvenes entre las edades de 9 a 12 años sobre la importancia de la conservación de nuestros ecosistemas. Durante el campamento residencial de 5 noches y 4 días los participantes adquieren destrezas que les permiten apreciar los bienes y servicios que obtenemos de la naturaleza.

Son los intérpretes y Líderes Para la Naturaleza quienes se encargan de custodiar y asistir a los participantes en sus jornadas de descubrimiento. De hecho, gran parte de los Líderes Para la Naturaleza son en su mayoría estudiantes universitarios que fueron participantes de los talleres y continúan relacionados con la unidad Para la Naturaleza como voluntarios.

En la reserva natural Cabezas de San Juan, los jóvenes trabajaron mano a mano junto a expertos en arqueología en la clasificación de materiales que se han recuperado del yacimiento que hay en playa Jayuya; pudieron descubrir la fauna nocturna, el paseo tablado en rededor de la laguna bioluminiscente y  monitorearon la calidad de aguas y playas, entre otras actividades.

Mientras, los jóvenes que estuvieron en Hacienda Buena Vista disfrutaron de las estructuras históricas; hicieron labores voluntarias y mantenimiento de siembra en huertos; descubrieron la fauna nocturna de esta área natural protegida; aprendieron sobre el poder del agua que mueve los molinos de Buena Vista, entre otros quehaceres.

Asimismo, los participantes disfrutaron de paseos a otras áreas naturales protegidas por la unidad Para la Naturaleza. En el caso de los jóvenes destacados en Cabezas de San Juan visitaron –entre varios lugares- los farallones costeros y playas de Punta Yeguas, en Yabucoa, donde aprendieron sobre los ecosistemas de esta reserva natural.

De otra parte, una de las excursiones que más curiosidad despertó entre los jóvenes que estuvieron en Hacienda Buena Vista fue la visita al Sistema de Cuevas El Convento, en Peñuelas, donde conocieron de primera mano a los murciélagos que allí habitan.

“Lo más que me gustó fue el río (Canas), la cueva (El Convento), la maquinaria y como se mueve. De la naturaleza, los árboles de Yagrumo y me gustó aprender de los pájaros que se camuflagean con sus alas”, dijo Ariel Enrique Colón, participante del grupo Yagrumos, de las edades de 10 a 11 años.

Por su parte, Cristal del Mar Colón, quien tiene 12 años, es hermana de Ariel y participante del grupo Cui, dijo que lo más que disfrutó fue “la naturaleza, como protegerla, como cuidarla…y una boa puertorriqueña que vimos (en Hacienda Buena Vista) y hasta aprendí a como cogerla sin hacerle daño”.