Menú

Juan López Bauzá retrata en su nuevo libro una versión mejorada de Puerto Rico

En la novela, imagina a puertorriqueños tomando una isla desierta en el Caribe y fundando la sociedad moderna y próspera que él cree podría haber aquí

Juan López Bauzá

Una isla paradisíaca que surge de las aguas del Caribe, con su propia flora y fauna, ante la mirada maravillada de un grupo de aventureros puertorriqueños que, desencantados de la profunda crisis que se vive aquí, zarparon mar adentro buscando dónde empezar de nuevo lo que en Puerto Rico había terminado tan mal, con la idea de, eventualmente, regresar a rescatar al país dejado atrás.

Desde esta arrojada idea parte “El resplandor de Luzbella”, la nueva novela del escritor puertorriqueño Juan López Bauzá, quien acomete en el texto la ambiciosa propuesta de crear desde la nada una nueva isla y una nueva sociedad. Allí, en Luzbella, puertorriqueños fundan la sociedad próspera y moderna que, según la imaginación con la cual López Bauzá quiere contagiar a sus lectores, los boricuas podrían crear si se decidieran a mirarse a sí mismos sin el prisma deformador del coloniaje.

López Bauzá, nacido en el 1966 en Ponce, quería con esta, su tercera novela, editada por el sello internacional Planeta, mostrarle a los boricuas una imagen de lo que él cree que el país pudiera ser sin las rémoras que le detienen. Quería crear un lugar en el que los puertorriqueños se pudieran mirar engrandecidos y triunfantes.

Quería, dice, crear un nuevo Macondo, pero que, contrario al de Gabriel García Márquez, que es usado por los boricuas para reflejar sus fracasos, diera a los boricuas la posibilidad de imaginarse victoriosos. Con motivo de la presentación de la novela, hoy a las 7:00 p.m. en el Taller de Fotoperiodismo en San Juan, López Bauzá conversó con El Nuevo Día.

¿De dónde viene la idea de esta novela sobre boricuas creando una utopía fuera de aquí?

—Luzbella surge de dos intereses particulares míos, unos individuales y otros colectivos. En términos individuales, Luzbella fue para mí la posibilidad de yo vivir mi país y de experimentar mi país en libertad, aunque solo fuera dentro de mi propia imaginación, dado que no se puede concebir en la realidad, por el momento. Eso fue lo que me llevó a Luzbella. Julio Cortázar en un momento dice: yo para escribir mis cuentos, no me baso en la experiencia que he vivido. En ese sentido yo quería vivir a mi país de una manera libre, de una manera justa, donde hubiera lo que se llama verdadera justicia social y donde hubiera la posibilidad de nosotros crear un nuevo país de verdad beneficioso y positivo y ofreciera una mejor vida. A la misma vez, tengo un montón de amistades y hemos estado conspirando de mil formas. Nos fuimos emboyando en todo este asunto de cómo nosotros podíamos influenciar sin tener el poder político, cómo podíamos generar un cambio en el país, un cambio positivo fuera del colonialismo. Entonces, en una noche oscura hace cerca de cinco años surgió la idea luminosa de Luzbella. Fue colectivo.

Nunca había oído de una novela surgida de una idea colectiva.

—Nosotros decidimos crear esta isla falsa a través de un periódico digital. Pero nos tocó a la puerta la realidad económica, de que éramos un montón de artistas ‘pelaos’, sin un chavo. Así que ese proyecto quedó en el olvido.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com