Menú

La agricultura se transforma tras el paso de María

Los agricultores cuentan sus experiencias con la sustentabilidad

agricultores

El paso del huracán María por la isla acabó con el 90% de los árboles que tenía la agricultora Julia Nieves en su finca. El otro 10% que logró quedarse en tierra tenía las hojas desmanteladas y secas. Lo mismo pasó con la siembra de frutas y vegetales de Rolando Saavedra, quien perdió toda su cosecha de espinacas y las panas y guineos rodaban sin control por los suelos de su pedazo de tierra.

Aunque los daños en la vegetación que causó María son más que palpables, la resiliencia que genera la agroecolgía pudo haber salvaguardado cientos de arboledas, frutas y vegetales en las fincas del país.

Es decir, dejar a un lado la agricultura convencional hubiese sido pieza clave para que las siembras salieran airosas del fenómeno atmosférico.

Con tanta cosecha perdida, Julia y Rolando no tuvieron otra opción que innovar en sus respectivos terrenos. Decidieron poner en práctica la agroecología con la poca siembra que les quedaba.

Durante las primeras semanas, Rolando logró alimentar a su familia y vecinos con las panas y guineos que los vientos habían dejado en los suelos. Además, recolectó madera, troncos de árboles y pedazos de cinc para hacerles una casita al caballo y a las gallinas de la finca.

Julia hizo lo propio. Se percató de que podía usar la técnica de la fermentación con el 30% de los frutos que logró salvar de María. Pudo conservar frutos como el tamarindo, la parcha y ciertos cítricos. De hecho, la técnica que utilizó puede mantener la fruta fermentada hasta por tres años.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com