Menú

¡La Arqueología una gran ciencia!

Astrid Cordero Martínez, Intérprete Ambiental Reserva Natural Cabezas de San Juan

La Arqueología es la ciencia que estudia a las civilizaciones antiguas y nuestros antepasados a través del estudio minucioso de los restos materiales que éstas dejaron a su paso y que hoy podemos encontrar. Estos materiales pueden ser estructuras como las pirámides de Egipto, las pirámides de México o una Iglesia del siglo XVII; materiales como vasijas y figuras hechas en cerámica, textiles de ropa y calzado, herramientas hechas en piedra, hierro o metal; restos de comida carbonizados; restos óseos de personas y animales, entre muchas otras cosas. Esto nos ayuda a comprender cómo vivían estas personas, cómo construían sus casas, de qué se alimentaban, qué sembraban, cómo se trasportaban de un lugar a otro, y así entender el desarrollo de dichas sociedades. 

En Puerto Rico la arqueología se puede dividir entre precolombina e histórica. La arqueología precolombina estudia a las culturas aborígenes, lo que conocemos como los indios, que poblaron y vivieron en nuestras Islas antes de la llegada de Cristóbal Colón. Mientras que la arqueología histórica se refiere a el estudio de la época desde la llegada de Cristóbal Colón a la Isla.  

Materiales arqueológicos en las excavaciones de Playa Jayuya

En las islas de Puerto Rico podemos encontrar un sin número de sitios arqueológicos precolombinos como lo es el Centro Ceremonial Indígena de Caguana en el municipio de Utuado y el Centro Ceremonial Indígena Tibes en el municipio de Ponce. Entre los sitios históricos podemos mencionar el Castillo San Felipe del Morro en el Viejo San Juan, las antiguas Haciendas Cafetaleras del siglo XVIII como la Hacienda Los Torres en Lares, y las Haciendas Azucareras del siglo XIX como lo es La Hacienda la Esperanza en Manatí.  

¿Cómo se encuentran estas estructuras u objetos? Muchas estructuras o ruinas se pueden ver a simple vista, pero en el caso de aquellos objetos más pequeños que no podemos ver el arqueólogo o arqueóloga utiliza una metodología para excavar en la tierra del lugar que se está estudiando utilizando herramientas sencillas como palaustres de mano, donde luego descubren estos objetos. Luego estos objetos son transportados al laboratorio arqueológico donde son estudiados más a fondo. De ellos podemos determinar cuán antiguos son y establecer en qué fecha se elaboraron o se usaron.

De una osamenta humana el Antropólogo Físico puede determinar la edad de muerte de la persona, el sexo, la edad en que murió, si padecía de alguna enfermedad y hasta la causa de muerte.  Del estudio de los restos alimenticios podemos obtener información como: qué comían (animales, plantas, tubérculos), de dónde obtenían su comida (siembra, mar, río), cómo la obtenían (caza, pesca) lo que a su vez nos lleva a conocer parte de las actividades diarias de la cultura o época que se está estudiando en un lugar determinado.  

Osamenta humana, Playa Jayuya

La conservación del Patrimonio Cultural como los sitios arqueológicos, monumentos históricos y las piezas arqueológicas es de vital importancia para todos como pueblo ya que son el reflejo de nuestra historia. Para la Naturaleza se ha dado a la tarea de conservar, restaurar y proteger varias estructuras históricas como el Faro de Fajardo del 1880, la Hacienda La Esperanza en Manatí, la Hacienda Buena Vista en Ponce y la Casa Ramón Power y Giralt en el Viejo San Juan.  

También, ha trabajado en varios proyectos arqueológicos como: el rescate de un yacimiento precolombino en Playa Jayuya en la Reserva Natural Cabezas de San Juan en Fajardo con el apoyo del Instituto de Cultura Puertorriqueña; y varios estudios arqueológicos en la cuenca hidrográfica del Río Grande de Manatí en la Reserva Natural Hacienda La Esperanza en Manatí junto con la arqueóloga Dra. Isabel Rivera Collazo. En ellos hemos tenido la participación ciudadana tanto en las excavaciones como en los trabajos de laboratorio.  

Trabajos de Excavación en Playa Jayuya

Playa Jayuya y Playa Machuca también son un buen ejemplo de cómo muchos de estos yacimientos arqueológicos se encuentran en peligro de desaparecer debido al aumento en el nivel del mar a causa del cambio climático. No solo los recursos naturales se ven afectados por el cambio climático si no también nuestro patrimonio cultural y está en nosotros crear conciencia y ser los custodios de ello.