Menú

La energía local y renovable es una necesidad

Por Javier Rúa Jovet

Javier Rua Jovet

Los terremotos de principio de año nos transportaron a una escena post María: interrupciones eléctricas prolongadas, seguidas de servicio en extremo inestable y poco confiable.

En 2017, María arrasó nuestra infraestructura de transmisión y distribución; los postes, las líneas y los cables. Pero los sismos, particularmente el evento de intensidad 6.4 Richter del 7 de enero, liquidaron toda la generación eléctrica, incluyendo importantes daños a Costa Sur, la planta que suministra cerca del 25% de la energía de la isla.

Una secuela positiva del huracán fue la obvia necesidad de reconstruir de forma diferente. Muchos instalaron paneles solares y baterías en sus hogares para protegerse de eventos futuros.

En esta ocasión, miles pudieron vencer los apagones gracias a estos sistemas. Mi familia fue una. Un creciente número de boricuas ha instalado modestos sistemas solares con baterías que energizan sus hogares durante interrupciones cortas o extendidas, valiéndose de las diversas opciones de financiamiento disponibles, como los arrendamientos solares, los cuales además aseguran y garantizan los sistemas contra estas calamidades.

El sistema en nuestro hogar ya nos ha proporcionado sobre 56 horas de respaldo, desde mayo de 2018. Esto significa 56 horas de ahorros en gas propano y mantenimiento evitado a nuestra planta de emergencia. 56 horas sin darnos ni cuenta de los apagones. 56 horas de tranquilidad y de seguridad energética.

La energía solar local con baterías es asequible, confiable, limpia, silenciosa, no requiere combustibles y está disponible, ahora. Ha cambiado las reglas del juego. La ciudadanía ya genera su propia energía solar para su iluminación, refrigeración, internet y múltiples otros electrodomésticos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com