Menú

La inseguridad alimentaria reinó tras el paso del huracán María

Problemas de nutrición abundaron después de la emergencia

experiencias vividas por huracán María

Durante los días inmediatamente posteriores al paso del huracán María, cuando la isla quedó devastada por el potente ciclón, reinó la incertidumbre entre gran parte de la población ante la preocupación de que la comida disponible se acabara.

Que los alimentos a su alcance no fueran suficientes, que no pudieran adquirir un sustento balanceado en términos nutricionales y que las porciones que comían no eran las adecuadas también fueron preocupaciones que afloraron entre las personas.

“El 86% de la población estaba en inseguridad alimentaria severa”, aseguró ayer la nutricionista Celia Mir, en una presentación sobre el tema que ofreció en la Conferencia Hispana de Salud Pública (CHISPA 2018), actividad que organiza el doctor Johnny Rullán, exsecretario de Salud.

La Organización Mundial de la Salud define la seguridad alimentaria como el acceso permanente a suficientes alimentos nutritivos para poder mantener una vida sana y activa. Esto incluye la disponibilidad, el acceso y el uso de los alimentos.

Junto a un grupo de estudiantes, Mir realizó un estudio etnográfico que contó con la participación de 250 familias de 19 pueblos. Se encontró que la reserva de alimentos inmediatamente después del huracán fluctuaba entre 14 y 21 días, en términos generales.

El estudio también descubrió que, en los primeros días, la dieta que predominaba era de comidas enlatadas o preparadas, y que durante más de 40 días escasearon las comidas y bebidas perecederas o que necesitaran refrigeración, como leche fresca, además de frutas y vegetales.

Mir resaltó que, además de deficiencias de vitaminas y minerales, este patrón alimenticio aumentó las probabilidades de inflamaciones, lo que eleva el riesgo de una serie de enfermedades crónicas.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com