Menú

La Parguera cuenta con un nuevo bosque de Guayacanes

Para la Naturaleza realizó una siembra honor a los años de servicio de Sandra Franqui y Elsie Aponte, compañeras de la región Sur

El equipo de Para la Naturaleza celebró el pasado 2 de diciembre una siembra en honor a las 5 décadas del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico (FCPR) y a la trayectoria profesional de dos distinguidas compañeras: Sandra Franqui y Elsie Florenciani, quienes sirvieron a la institución por 23 y 20 años respectivamente como Superintendentes Regionales en la Region Sur. 

Durante sus labores, Sandra y Elsie estuvieron a cargo de gestionar el manejo responsable de las 17  áreas naturales que protege Para la Naturaleza en la región sur y que comprenden cerca de 9,000 cuerdas de terreno. Asimismo, fueron responsables de impulsar actividades e iniciativas que ayuden a integrar a la ciudadanía en los esfuerzos de conservación, despertando en ella ese amor a la naturaleza que las caracteriza a las dos.

El guayacán es un árbol que abunda en la región sur ya que prefiere las zonas secas. Es de copa frondosa y puede alcanzar entre 10 y 30 pies de altura. Además, produce varias a muchas flores en ramilletes de color azul y su madera es de las más fuertes, compactas y pesadas. Se utilizan mucho en la carpintería y la construcción de embarcaciones.  

Se escogió esta especie ya que, al igual que las compañeras homenajeadas, el guayacán es un árbol noble y duradero, orgullo de la región Sur y de todo Puerto Rico. 

De los 93 árboles, 50 fueron sembrados para celebrar el quincuagésimo aniversario del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico. Los otros 43 árboles fueron sembrados en honor a los años de servicio de Sandra Franqui y Elsie Aponte en la organización.

Sandra se retiró hace tan solo siete meses, mientras que Elsie lleva cerca de 5 años retirada, aunque continúa apoyando a la organización como consultora.

Para ambas -y para todos los presentes- fue un momento bien emotivo. Las compañeras se sorprendieron con la dedicatoria. Ellas habían sido invitadas a participar de la siembra, pero no sabían del homenaje. 

En la actividad se logró resaltar la trayectoria de estas dos líderes, a la vez que se les manifestó un profundo agradecimiento por tantos años dedicados a adelantar la misión de la organización a través de en un sin número de iniciativas y su labor en Hacienda Buena Vista en Ponce.