Menú

La realidad de las bolsas plásticas

Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, las bolsas plásticas nunca se biodegradan, sino que se siguen dividiendo en partículas cada vez más pequeñas, hasta ser microscópicas.

bolsas plasticas

La implementación de la nueva ley que prohíbe el uso de las bolsas plásticas en Puerto Rico tal vez no ha hecho hincapié en los grandes beneficios que ganamos todos con la eliminación de las mismas. Como directora de la iniciativa Campus Verde de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, siento que es mi deber abundar al respecto.

Beneficios económicos

Las bolsas plásticas constituyen un costo considerable a los negocios. Estos se traducen en costos escondidos que son pasados a los clientes y que en promedio representan unos $30 dólares por persona anualmente. Al prohibirse las bolsas, los negocios tendrían ahorros que eventualmente pueden pasar a sus clientes para ser más competitivos.

En adición a esto, las bolsas plásticas tapan desagües, tuberías y alcantarillados, y provoca en ocasiones inundaciones innecesarias y pérdida de propiedad. Todo esto le cuesta al gobierno, quien tiene enviar brigadas para destaparlas. Esto no es un problema exclusivo de Puerto Rico. Por ejemplo, California gasta $25 millones anualmente en recoger y disponer de bolsas plásticas. Esto es dinero del pueblo que se podría utilizar más eficientemente.

Beneficios a la salud

Las bolsas plásticas en su gran mayoría están hechas de combustibles fósiles como petróleo, que contienen polímeros tóxicos a la salud, como BPA o ftalatos. Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, las bolsas plásticas nunca se biodegradan, sino que se siguen dividiendo en partículas cada vez más pequeñas, hasta ser microscópicas. Según reportes de las Naciones Unidas y de la Academia Nacional de las Ciencias, los micro-plásticos representan una seria amenaza a la salud humana y a los ecosistemas marinos. Cuando la gente tira las bolsas en la basura, la mayoría de los vertederos queda cerca de las costas.

Algunas bolsas terminan en el campo donde se introducen al suelo. Muchas otras son llevadas por el viento al océano en donde se comienzan a descomponer en micro-partículas. Los peces las confunden con comida (fitoplancton) y de esa manera entran en la cadena alimenticia de los seres humanos. Algunas de las moléculas derivadas del petróleo imitan a las hormonas humanas, y han sido asociadas a cáncer, defectos en el desarrollo del feto, infertilidad y muchas otras enfermedades.

Eliminar las bolsas plásticas eventualmente disminuirá la contaminación de nuestro entorno, nuestros cuerpos de agua y nuestras costas, beneficiando a la salud de todos.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN MiPRv.com