Menú

Las escuelas Montessori reestructuran sus métodos de enseñanza

El trabajo en comunidad y la planificación han sido las piezas claves para la continuidad educativa de 20,000 estudiantes

Maestros, asistentes, directores escolares y padres trazaron, durante el verano, el plan de trabajo para que las 52 escuelas públicas Montessori continuaran ofreciendo enseñanza de calidad pese a la respuesta del Departamento de Educación (DE) tras el inicio de la emergencia de salud pública.

Luego de atender, en marzo, las necesidades básicas de los 20,000 alumnos y sus familiares, junto al Instituto Nueva Escuela (INE) -organización sin fines de lucro que respalda esta metodología educativa-, los comités escolares comenzaron a construir los perfiles de su estudiantado basados en el acceso a Internet, la necesidad alimentaria, la probable exposición a COVID-19 y la facultad de los padres para quedarse en el hogar.

“En esas mesas reconocimos que estábamos ante una situación extrema que requería respuestas extremas y había que crear una realidad inexistente. No era cuestión de que todos los nenes tuvieran computadoras, acceso a Internet o a módulos, sino que había que crear una realidad distinta para atender al niño”, explicó, a El Nuevo Día, la directora ejecutiva del INE, Ana María García Blanco.

En vez de impartir las mismas instrucciones a todas las escuelas Montessori, García Blanco precisó que cada maestro -llamado guía- creó las estrategias educativas pertinentes para sus 20 alumnos con el fin de preservar los principios de esta metodología pedagógica y cuidar las etapas de desarrollo cada niño y joven.

A pesar de que este sistema de enseñanza no prioriza la tecnología por encima de las herramientas que se adquieren en comunidad o mediante la investigación, según la directora ejecutiva del INE, estos equipos son necesarios para la educación a distancia.

Señaló, además, que los docentes y estudiantes de las escuelas Montessori, al igual que en la educación tradicional, no han recibido las computadoras y tabletas prometidas en abril pasado por el secretario del DE, Eligio Hernández Pérez.

Una investigación de este diario reveló que solo el 20% de los cerca de 300,000 estudiantes del sistema de enseñanza pública recibieron el equipo tecnológico necesario antes del inicio de clases. En las pasadas semanas, el DE ha entregado más computadoras y tabletas, pero de forma limitada.

Para no paralizar la educación de los estudiantes que no tienen acceso a dispositivos electrónicos o a Internet, las guías Montessori los han reunido en parques o espacios abiertos.

Crean materiales en alianza

Ante la necesidad de conservar la filosofía educativa, un grupo de maestras voluntarias creó la plataforma “Montessori en casa”, en la que incluyeron presentaciones, vídeos y trabajos para compartirlos entre sí.

“Es genial porque de marzo a agosto teníamos guías, en Aguada, grabándose para sus niños y les regalaban la grabación a todas las otras maestras. La plataforma está llena de regalos que hemos ido recopilando y son parte del plan a largo plazo”, detalló García Blanco sobre la herramienta dirigida a las guías Montessori y a los padres.

Por su parte, las asistentes de maestras confeccionaron, gracias al apoyo monetario de la ciudadanía y entidades sin fines de lucro, “cajas viajeras” en las que depositaron libros, materiales de arte o memorias portátiles (“pen drives”) con lecciones educativas para quienes tienen dispositivos electrónicos.

“Cuando le dieron la cajita a mi hijo, arrancó al auto y comenzó a buscar sus materiales. La sonrisa de él valía un millón… Se comunicó con sus compañeros por Zoom y comenzaron a hablar de los materiales”, destacó Venus Andino Ostolaza, integrante de la alianza de padres Montessori para Todos.

De igual forma, crearon un programa de apoyo en el que, con los perfiles construidos por las guías, conformaron grupos, de dos a tres familias cada uno, con el fin de compartir, entre otras cosas, equipos tecnológicos o formar alianzas para cuidar a los estudiantes mientras sus padres trabajan.

Ahora, los comités escolares están enfocados en hallar herramientas para salvaguardar la socialización de los estudiantes. Además, junto a la colaboración de alumnos de grados intermedios y superiores, están trazando el plan de regreso al salón de clases, basado en lo implementado en otros países.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com