Close E-mail to friend form
¡Comparte esta página con tus amigos!

¡Comparte esta página con tus amigos!

Sending

¡Manatí: se mira pero no se toca!

Un manatí puede alcanzar los 11 pies de largo (3.3 m) y pesar hasta 2,500 libras (1,140 kg)

Son graciosos y de lentos movimientos, parecen curiosos, ¡obsérvalos bien, pero no los toques! Nuestro manatí es una especie en peligro de extinción protegida por leyes de Puerto Rico y Estados Unidos , cuyas amenazas mayores son precisamente relacionadas a causas humanas. ¡Aprendamos más sobre este mamífero para ayudar a conservarlo!

¿Qué es un manatí?

Los manatíes son mamíferos marinos herbívoros, también conocidos como ‘vacas marinas’. Hay tres especies del ‘Trichechid Sirenians’: el manatí del Amazonas (Trichechus inunguis); el manatí de África occidental (Trichechus senegalensis); y el manatí Antillano o manatí del Caribe.

Un manatí puede alcanzar los 11 pies de largo (3.3 m) y pesar hasta 2,500 libras (1,140 kg). Tienen miembros flexibles a manera de remos o aletas. La palabra manatí significa ‘pechos grandes’ y se deriva del lenguaje Taíno que hablaban los habitantes pre-Colombinos del Caribe.

¡Vamos a conocer a nuestro manatí Antillano!

La distribución del manatí Antillano se limita a las aguas tropicales y subtropicales del Océano Atlántico. Desde la costa de Georgia, en Estados Unidos, todo el mar Caribe, en Norte y Centro América, hasta Brasil en América del Sur.

Estudios recientes hechos en Puerto Rico revelan que los manatíes prefieren hábitats que estén protegidos del oleaje severo, en los que haya praderas marinas, o que estén cerca de cuerpos de agua dulce. Los avistamientos más frecuentes de manatíes ocurren en zonas costeras protegidas con cualquiera de estas tres características.

Los sondeos aéreos evidencian que los avistamientos más consistentes de manatíes ocurren en las costas sur y este de Puerto Rico. Hay una gran concentración, aunque relativa, en la Bahía de Jobos, entre Guayama y Salinas; Ceiba, en la costa este; Guayanilla y la Bahía de Guánica en la costa suroeste, así como entre Cabo Rojo y Mayagüez.

¿Por qué están en peligro de extinción?
¿Sabías que las causas principales de muerte de los manatíes están relacionadas a la actividad humana? La destrucción de su hábitat, así como la interacción con los seres humanos afectan a los manatíes, además de las causas naturales de muerte por enfermedades.  Perseguirlos, tocarlos, y hasta alimentarlos o darles agua, los pone en riesgo.

La amenaza mayor que enfrentan los manatíes es el riesgo de chocar con una embarcación. Los manatíes son de movimientos lentos, curiosos por naturaleza. Han tenido que enfrentar la densificación urbana en la costa, con una presencia cada vez mayor de botes de alta velocidad, de motores de hélice, así como motoras acuáticas, que en ocasiones han tenido choques catastróficos con esta especie en peligro de extinción.

Otras amenazas son la captura incidental, cuando se enredan en equipo marino o de pesca abandonados, la degradación o destrucción de las praderas marinas, la exposición a químicos contaminantes, la indigestión con desperdicios, así como el hostigamiento humano.

¡Vamos a conservarlos!

El manatí Antillano está clasificada como una especie en peligro de extinción bajo las protecciones del ‘Endangered Species Act’  y el ‘Marine Mammal Protection Act’, de los Estados Unidos, así como por la  Ley #241 de Vida Silvestre, y su Reglamento 6766 del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA) provee la respuesta esencial para responder en caso de un varamiento, ya sea para proveerle rescate o, en el peor de los casos, para pesquisar sobre la causa de muerte de un manatí.

Puerto Rico cuenta con dos instalaciones que se dedican a la rehabilitación de los manatíes: en el Zoológico de Puerto Rico, en Mayagüez, y en el Centro de Conservación de Manatí en la Universidad Interamericana, recinto de Bayamón. Ambas instalaciones cooperan con otras instituciones que responden a los llamados de varamientos y rescates de manatíes, al tiempo que proveen servicios de rehabilitación crítica y cuidados veterinarios. Luego de un proceso de rehabilitación, los manatíes rescatados son eventualmente devueltos a sus hábitats.