Menú

Más afectadas las mujeres por la falta de agua

Un estudio de Oxfam pone en perspectiva el rol de las jefas de familia durante la emergencia

Millie Reyes

Ver salir el agua del grifo parece tan natural hasta que un día se abre la llave y no cae. La ansiedad de necesitarla y no tenerla, el agotamiento físico y mental que produce salir a buscarla, cargarla y transportarla al mismo tiempo que se lidia con el cuidado de la familia y la administración del hogar son algunos de los lastres del ciclón María que recoge, mediante entrevistas, el informe “El peso del agua en la mujer: el gran despertar del huracán María en Puerto Rico”, de la organización sin fines de lucro Oxfam.

A dos días de que se cumpla el primer aniversario del paso del huracán María, la investigación reveló que las mujeres en las zonas rurales tuvieron que soportar una gran carga física, económica y emocional por la falta de agua. Esto hacía más difícil las tareas de alimentar y mantener la salud e higiene de la familia en actividades como cocinar, lavar la ropa –sobre todo si hay enfermos y encamados que ensucian más ropa–, así como mantener la casa y la higiene de los miembros de la familia.

“Tenía que salir a buscar agua dos veces al día a un pozo porque tengo un sobrino autista que toma mucha agua y se nos hacía difícil explicarle que no había agua. Tenía que cargar las pailas que pesan como cinco galones y olvidarme de que tengo marcapaso. Me caí muchas veces y después tenía que volver a buscar el agua perdida. Se nos hizo bien cuesta arriba, pero no nos dimos por vencidos”, manifestó a El Nuevo Día, Elizabeth Pagán Calderón, una de las entrevistadas en el informe.

Pagán Calderón vive sola en La Mora, del barrio Piñas Abajo, en Comerío, y ayuda a su hermana y dos sobrinos que residen en el segundo nivel de la casa. Mencionó las diversas enfermedades que padece, que se lastimó las manos lavando y que su condición de síndrome del túnel carpiano empeoró.

Es importante que nos enfoquemos en ese problema del lavado a mano porque es el que más se repite en nuestras entrevistas. Recomendamos que se considere la implementación de lavanderías solares y de manera alternativa, recomendamos soluciones temporeras”, señaló Pamela Silva, una de las autoras de la investigación.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ElNuevoDia.com