Menú

Mujeres apasionadas con la conservación de la naturaleza

En Puerto Rico, las mujeres también han ocupado roles protagónicos a favor de la conservación de la naturaleza.

Mujeres apasionadas con la conservacion de la naturaleza

Las mujeres ocupan un papel protagónico en la conservación de la naturaleza en todos sus frentes. Algunas de ellas, como la doctora Jane Goodall, han logrado transformar su labor y activismo en movimientos globales. Otras mujeres, como es el caso de la activista ecológica indígena hondureña Berta Cáceres, han pagado con la vida su tenacidad a favor de la protección de la naturaleza.

En Puerto Rico, las mujeres también han ocupado roles protagónicos a favor de la conservación de la naturaleza. Hoy se reconoce, por ejemplo, la labor de la fenecida Haydee Colón, en Caimito, en beneficio de las quebradas y tributarios del Río Piedras, así como la de Sarah Peisch, una estadounidense quien es recordada por la comunidad de Piñones, en Loíza, por su aportación a los reclamos de los residentes por la conservación de la integridad de los ecosistemas de su entorno.

Además de su rol como líderes, las mujeres también componen una gran parte de la fuerza laboral de las organizaciones no gubernamentales dedicadas a la conservación de la naturaleza. En la organización Para la Naturaleza, casi la mitad de la plantilla laboral son mujeres, quienes se distinguen en labores de interpretación, investigación y administración.

De igual forma, durante el pasado año, voluntarias de la organización como Kimberly Meléndez y Venus Páez, son ejemplos de jóvenes con una fuerte vocación científica y educativa, dedicadas a la conservación de la naturaleza a través de investigaciones de campo de la fauna de Puerto Rico.

Una serie de conversaciones con cuatro mujeres que forman parte de la plantilla laboral de Para la Naturaleza revelan cómo se interesaron por la conservación a través del ejemplo de otros y otras. Un padre, una maestra, la familia o el ejemplo de los colegas, fueron quienes inspiraron su toma de conciencia y responsabilidad con la conservación de la naturaleza, tarea en la que se han destacado como ciudadanas y profesionales.

De Naranjito a la costa

Elizabeth Padilla lleva 26 años trabajando en Para la Naturaleza. Comenzó como intérprete ambiental de la Reserva Natural Cabezas de San Juan, tras completar su bachillerato en biología marina costanera, en la Universidad de Puerto Rico, en Humacao (UPRH). Luego fungió como Superintendente Auxiliar y Superintendente de la Región Este, hasta que fue designada Coordinadora de Proyectos Educativos en el 2015.

Según Elizabeth, uno de los máximos logros de su carrera fue cuando dirigió el proyecto Puerto Rico Brilla Para la Naturaleza “que aglutinaba a tantos sectores, comunidades, empresas, hoteles, comerciantes, residentes, operadores de excursiones, gobiernos municipal y central, Carreteras y la Autoridad de Energía Eléctrica, entre otros, a favor de la conservación, la salud y la prevención de la contaminación lumínica”.

Elizabeth, quien tiene dos hijos, Marieliz (de 19 años) y Omar (de 16 años), cuenta que fueron las “experiencias cuando era niña junto a mi familia y nuestros paseos por la naturaleza, las actividades que despertaron mi interés por la conservación”.

“Luego en la UPR Humacao, cuando conozco el trabajo de las personas dedicadas a la conservación de nuestra ecología, uno aprecia mucho más la naturaleza que disfrutaba cuando niña. Cuando tienes esa toma de conciencia llega el momento de educar, de dar a otros y otras”, añade Padilla.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN MiPRv.com