Menú

Nuevo hogar para las abejas en Manatí

Con la celebración la pasada semana del Día Mundial de las Abejas, la organización ‘The Bee Cause Project’ anunció la apertura de un santuario para las abejas en el municipio de Manatí en Hacienda la Esperanza. Este esfuerzo fue logrado gracias a esta organización sin fines de lucro y también a organizaciones puertorriqueñas como Para la Naturaleza y Be a Bee.

El santuario que abrirá sus puertas en junio y tiene como propósito proteger y aumentar la población de las abejas en Puerto Rico, luego de que tras el paso del huracán María, esta especie de insecto sufriera perdidas grandes, tales como la muerte de muchas de ellas y las eliminación de sus hábitats.

El paso del huracán María en 2017, prácticamente aniquiló la población de abejas melíferas con la destrucción del 80 % de las poblaciones de abejas de la isla. En respuesta al desastre natural, Isabelle Ramseyer, estudiante del Colegio Saint John’s de Puerto Rico en San Juan, creó una iniciativa dirigida por estudiantes llamada Be a Bee para crear conciencia sobre la difícil situación de las abejas de la isla y educar a la gente sobre su importancia.

Por su parte, Para La Naturaleza llevó un evento a través de la red social Facebook, en el que se puedo observar un recorrido por el santuario de abejas y sus diversos componentes en una conversación con el coordinador del santuario, William Burgos.

“Este es el nuevo apiario que se ha reconstruido totalmente. Tenemos unas estructuras ahora, adicional a lo que teníamos antes para facilitarnos la vida y la estadía aquí para las personas que vengan a visitarnos. Un apiario es un área que se designa para tener abejas viviendo en este sitio que es seguro para ellas y seguro para nosotros como personas. Aquí tenemos diferentes colmenas en esta área”, mencionó Burgos.

El santuario cuenta con 2.6 acres en la Reserva Natural Hacienda la Esperanza en Manatí, reserva natural protegida bajo el manejo de Para La Naturaleza. Este existe desde el 2017, sin embargo, ha crecido poco a poco. Al comenzar con el recorrido, se encuentra una casia de bienvenida donde las personas llegan para ponerse el uniforme y discutir las reglas de comportamiento dentro del apiario.

“La seguridad se requiere, porque no sabemos como las abejas van a reaccionar, porque el ser humano tiene diferentes olores, no se puede venir con perfume de flores, ya que las abejas se pueden pegar a uno o picar”.

Dentro de la biodiversidad en el apiario existen palmas que ayudan a crear una sombra y sirve de hogar para un tipo de abejas en el que crean su hogar. De igual forma, se cosechó romero para que las abejas coman de este y sus propiedades pasen a la miel que producen.

En este nuevo hogar para las abejas en Manatí existen 24 estaciones, quiere decir 24 colmenas que estarán protegidas para cualquier eventualidad en la Isla. Cada estación puede almacenar hasta 4 mil hasta 10 mil abejas. De ser una caja (estación) más grande, podrían existir en cada una de ellas de 50 a 60 mil abejas.

Para entrar al apiario se deben utilizar colores claros en la ropa, ya que “las abejas tienen unos enemigos naturales que son de color negro, por ejemplo los colores negros y con los colores y de flores podría ocurrir que una abeja te pique”, expresó el director del santuario.

Este santuario es sumamente importante, ya que la especie de abejas melíferas de Puerto Rico, son únicas en el mundo, debido a la resistencia de parásitos y podrían ser una posible solución a las pérdidas globales de colonias de abejas, según comentó el doctor Bert Rivera-Marchand, profesor titular de biología en el Recinto de Bayamón de la Universidad Interamericana de Puerto.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN PERIODICOVISION.COM