Menú

Océanos: clave para superar la crisis climática

Copresidido por Palau y Noruega, el Panel Oceánico de 14 naciones costeras ha declarado su compromiso con la sostenibilidad del océano al 100% para 2025 y propone una 'economía azul'.

Los océanos, que cubren más del 70% de la superficie terrestre, tienen un enorme potencial para combatir el cambio climático, y para impulsar economías sólidas y sostenibles. Esta es la evaluación optimista de 14 naciones costeras y oceánicas agrupadas en el Panel de Alto Nivel para Una Economía Oceánica Sostenible, u Ocean Panel.

Este Panel Oceánico, un colectivo internacional que comprende casi el 40% de las costas del mundo, ha anunciado hoy su compromiso de gestionar de forma sostenible el 100% de las aguas oceánicas nacionales para 2025.

Cambio climático y economía

El compromiso incluye medidas para mitigar el cambio climático, mientras el calentamiento de los océanos sumerge a las naciones costeras en una emergencia climática. El Panel Oceánico señala que la protección de manglares, pastos marinos y marismas, que comprenden ecosistemas de ‘carbono azul’, puede ayudar a secuestrar carbono en aras de cumplir con los objetivos de reducción de emisiones del acuerdo climático de París, necesarios para limitar el calentamiento global a 1,5° C.

La preservación de manglares y marismas creará depósitos de carbono esenciales.

“[Los ecosistemas oceánicos costeros] pueden secuestrar dióxido de carbono a tasas hasta cuatro veces mayores que las de los bosques terrestres por determinada área”, dijo Janis Searles Jones, directora ejecutiva de Ocean Conservancy, una ONG estadounidense dedicada a proteger los océanos.

Los objetivos para 2050 pueden perseguirse, además, mediante el impulso de la energía oceánica limpia, con parques eólicos marinos y energía de las mareas y las olas. Los planes de sostenibilidad de este Ocean Panel incluirán objetivos, incentivos y mejoras de infraestructura que podrían generar hasta 40 veces más energía oceánica que la que hoy se produce.

Los planes oceánicos sostenibles también apuntan a detener la pérdida de biodiversidad, abordar la contaminación y detener la sobrepesca generalizada y la pesca ilegal; temas que amenazan hoy, por ejemplo, la gran biodiversidad de la vida marina en las Islas Galápagos, donde barcos de arrastre chinos saquean aguas latinoamericanas.

El objetivo final es revivir de manera sostenible las economías y culturas marinas, que dependen de la pesca y el turismo. Como se detalla en varios informes especiales del Ocean Panel que contribuyen al anuncio de hoy, estas “economías azules” crearán 12 millones de empleos netos y producirán hasta seis veces más alimentos del océano para 2025.

El carbono azul es el carbono capturado por ecosistemas oceánicos costeros como las marismas.

“Había que decidir entre proteger el océano y usarlo”, dijo Jane Lubchenco, ecóloga marina y copresidenta del grupo de expertos del Panel Oceánico, que encabezó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos durante el primer mandato de Barack Obama como presidente. Pero Lubchenco habla en este sentido de una “falsa dicotomía”, y afirma que el océano debe verse “como una solución, y no solo como una víctima”.

Australia, Canadá, Chile, Fiji, Ghana, Indonesia, Jamaica, Japón, Kenia, México, Namibia, Noruega, Palau y Portugal, los 14 miembros actuales del Ocean Panel, quieren inspirar a los líderes de todos los demás estados costeros y oceánicos a comprometerse con un 100 % de sostenibilidad para 2030.

“El Ocean Panel pide a todos los líderes de los estados oceánicos y costeros que se unan a nosotros y conviertan nuestro objetivo del 100% en realidad”, dijo Tommy Remengesau Jr., presidente de Palau y copresidente del Ocean Panel.

¿Pueden tener éxito los objetivos no vinculantes?

Fundado en 2018, el Panel Oceánico ha mostrado ya mucha ambición, apuntando también a proteger el 30% de los océanos del mundo para 2030, un objetivo importante ya que gran parte de alta mar está sujeta a tratados extremadamente complejos.

Desde la copresidencia del Ocean Panel, Palau lidera la ola de la “economía azul”.

Aunque los compromisos actuales no son legalmente vinculantes, Jane Lubchenco considera que los acuerdos voluntarios son el camino a seguir. “Ellos son los que toman las decisiones”, dijo sobre los presidentes y primeros ministros que han firmado los compromisos que denominan “transformaciones”. “Tienen el poder de cumplir los compromisos que están anunciando”, insiste Lubchenko.

En lugar de que los científicos intenten llevar sus investigaciones y recomendaciones al ámbito de las políticas, Lubchenco asegura que el Ocean Panel ha trabajado durante dos años para “conectar ese conocimiento con la política y la acción”.

Un país como Australia se ha estado demorando en actuar contra el cambio climático, trabajando “insuficientemente” por los objetivos del Acuerdo de París y optando por una recuperación pandémica impulsada por el gas. Sin embargo, su primer ministro conservador, Scott Morrison, ha adoptado personalmente los objetivos del Ocean Panel de ayudar a apuntalar sus industrias basadas en el océano: pesca, turismo y recreación. La joya de la corona de los ecosistemas marinos y costeros de la isla, la Gran Barrera de Coral, donde el 50% de los corales han muerto desde la década de 1990, se beneficiará de un plan oceánico sostenible.

ONU: El anuncio de hoy es “un momento fundamental en los esfuerzos internacionales para apoyar y mantener los océanos.”

Los planes para una “economía azul” tienen como objetivo proteger los océanos, que forman el sistema de soporte vital de la Tierra, de los aumentos de temperatura relacionados con el clima, que no solo están blanqueando los arrecifes de coral sino que reducen el oxígeno necesario para la vida. La vida marina está desapareciendo al doble de la velocidad con que desaparecen especies terrestres.

El anuncio de hoy es “un momento fundamental en los esfuerzos internacionales para apoyar y mantener los océanos”, según Peter Thompson, enviado especial del secretario general de la ONU para los océanos y miembro de apoyo del Panel Oceánico. Pero existe cierto temor de que los cambios de gobiernos diluyan estas promesas, así que es necesario darles seguimiento.

“La gestión sostenible del océano también necesita un sistema de gobernanza sostenible”, afirma un editorial de la revista Nature, publicado con motivo de los anuncios del Ocean Panel. Un “escollo potencial es el seguimiento de planes y compromisos”, comenta por su parte Janis Searles Jones, e insiste en que no implementarlos “sería una gran oportunidad perdida”.

Liga de naciones oceánicas

Cumplir con lo que Erna Solberg, primera ministra noruega y copresidenta del Ocean Panel, llama “una de las mayores oportunidades de nuestro tiempo”, ha requerido que potencias económicas como Canadá y pequeñas naciones insulares del Pacífico como Palau, con una población de unas 17.000 personas, trabajen juntas.

Aprovechar la energía de las mareas y aumentar la capacidad eólica marina son medidas de mitigación climática fundamentales para el Ocean Panel.

“La amenaza que el cambio climático representa para los océanos es un desafío común que requiere acción colectiva”, dijo el presidente de Namibia, Hage G. Geingob, en la declaración del Ocean Panel. “Por lo tanto, nos damos la mano con la comunidad global para trazar un camino hacia un futuro con bajas emisiones de carbono y resiliente al clima, que asegure un océano saludable y el bienestar humano”.

A raíz de actual pandemia de COVID-19, aún en desarrollo, el objetivo final del Ocean Panel es tanto económico como ambiental: “Entendemos lo vulnerables que somos a los shocks financieros y las crisis de salud”, dijo el presidente de Palau, Tommy Remengesau Jr. “Necesitamos el océano más que nunca para impulsar una recuperación sostenible a largo plazo.”

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN DW.COM