Menú

Onerosa la adaptación de las empresas asfalteras

Para establecer el reciclaje de los neumáticos en la Isla.

Aunque un mandato estatutario que se remonta al 2009 ordena la incorporación de neumáticos pulverizados a la mezcla de asfalto que se utiliza para pavimentar las carreteras del País, los esfuerzos para la implementación apenas comienzan este año con la orden ejecutiva que el gobernador Pedro Pierluisi puso en vigor para atender el problema de acumulación de gomas.

El incumplimiento con el mandato estatutario responde a la falta de empresas dedicadas al reciclaje de gomas, falta de empresas dedicadas a la producción de materiales confeccionados a base de neumáticos triturados y la falta de inversión de las asfalteras para adaptar el equipo que usan para que les permita hacer la mezcla.

Tras la reciente crisis por la falta de recogido de neumáticos en las gomeras del País, el gobierno parece enfocarse en propiciar el crecimiento de la industria de reciclaje de gomas, con miras a minimizar su exportación y utilizarlas en la Isla con otros fines.

“Es viable establecer una industria de reciclaje de gomas en Puerto Rico. Básicamente, en esa dirección es que estamos enfocando nuestros esfuerzos ahora mismo con la intención de que no dependamos de la exportación de los neumáticos enteros”, indicó Antonio Ríos, ayudante especial del secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Rafael A. Machargo.

La orden ejecutiva 2021-30, además de ordenar que la Guardia Nacional asista en el recogido de los neumáticos usados, también ordena que la secretaria del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), Eileen Vélez Vega, identifique las vías que pueden asfaltarse con la mezcla de asfalto y goma.

Según explicó a EL VOCERO Vélez Vega, la mezcla de asfalto que emplearían tendrá entre 12% y 30% de goma pulverizada y se podrá usar en vías con un límite de velocidad menor a las 55 millas por hora, lo que ella estimó es casi el 95% de las carreteras estatales y municipales del País.

No obstante, la funcionaria hizo la salvedad de que el uso de esta mezcla será a discreción de los contratistas y no una obligación impuesta por el gobierno. “No es que sea el estándar, es una opción que está disponible para el contratista, para utilizar en carreteras que sean candidatas para este asfalto”, declaró.

El ayudante especial Ríos, quien fungió como director de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) durante la administración del gobernador Luis Fortuño, informó que ha habido resistencia desde las empresas asfalteras a incorporar esta mezcla de asfalto durante la pasada década, lo que adjudicó a los costos que requiere hacer este cambio.

“Hacer una adaptación para que puedan aceptar el material podría ser sobre un millón de dólares o más para cada una de estas asfalteras. Por eso se están buscando los mecanismos para facilitar que estas empresas puedan hacer estas adaptaciones al igual que la materia prima esté disponible”, abundó.

En tanto, para Benjamin Colucci Ríos, director del Centro de Transferencia de Tecnología en Transportación (CTTT), la alternativa para remediar el tranque es que el gobierno provea incentivos a las empresas asfalteras para motivar la transición. Pero para el ingeniero, la transición hacia el uso de asfalto mezclado con goma en las carreteras requiere primero un cambio a todos los niveles de la industria del asfalto.

“Yo creo en el reciclaje, se puede reciclar, pero tiene que adiestrarse bien a todos los jugadores clave. La industria que construye la carretera, el que produce la mezcla en el laboratorio, el inspector que mira el producto final y tienes que ajustar las especificaciones para Puerto Rico por nuestras condiciones tropicales”, detalló Colucci Ríos.

Al presente hay dos proyectos pilotos en los que se pavimentó con asfalto mezclado con goma hace 10 años. Uno de ellos es la carretera PR-10, en Ponce y en la PR-184, en Cayey.

Según un estudio elaborado por Colucci Ríos, Pedro Resto y Félix Román —catedráticos del Recinto Universitario de Mayagüez (UPR-RUM)— la durabilidad del asfalto mezclado con goma es mayor a la del asfalto regular y es de mayor beneficio ambiental porque se evita la exportación de gomas.

Según Ríos, en Puerto Rico hay siete empresas que se dedican al manejo de neumáticos, pero solo una tiene la capacidad de triturar el producto para otros usos. Aun así, como parte del mandato de la orden ejecutiva, el Departamento de Desarrollo Económico (DDEC) mantiene conversaciones con estas empresas para fomentar el reciclaje de neumáticos en la Isla.

Para Ríos, el establecimiento de una industria de reciclaje en la Isla es una oportunidad de desarrollo económico y simultáneamente una solución a la acumulación de gomas.

Según se indicó, este desperdicio se puede reutilizar para confeccionar las alfombras de goma utilizadas en los cuidos de infantes y también para el tope de los estacionamientos.

“Eso se le puede dar un uso para poder desarrollar productos terminados que podríamos estar exportando en lugar de materia prima. Exportar un producto terminado con valor añadido”, sostuvo el funcionario.

Según la secretaria del DTOP, en las próximas semanas la agencia enviará al gobernador el informe final con el listado de potenciales carreteras que pueden pavimentarse con esta mezcla, mientras que el DDEC indicó a este medio que continua en conversaciones con las empresas de reciclaje de gomas.

No obstante, informaron que al momento no han iniciado conversaciones con las empresas asfalteras.

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN ELVOCERO.COM